Las acciones de Tesla subieron a última hora del miércoles después de que la empresa presentara unos resultados correspondientes al segundo trimestre que superaron ampliamente las expectativas de Wall Street, a pesar de la preocupación de los analistas en relación a que la producción se vea afectada durante los próximos meses en China por las restricciones derivadas de la pandemia.

En concreto, los títulos de la compañía fundada por Elon Musk se incrementaron menos de un 1% en las operaciones posteriores al cierre, después de que el fabricante de vehículos eléctricos presentara unos resultados mixtos, que mostraron que la producción en el segundo trimestre se vio afectada por las interrupciones en la cadena de suministro y el cierre de una fábrica en China.

Los ingresos trimestrales de Tesla ascendieron a 16.900 millones de dólares –un 42% más que hace un año, pero por debajo del récord de 18.700 millones de dólares del trimestre anterior–, mientras que los beneficios fueron de 2.300 millones de dólares (por debajo de los 3.300 millones del primer trimestre).

Los analistas estimaban un beneficio de 1.900 millones de dólares y unos ingresos de 17.100 millones, según datos de Refinitiv; mientras que los inversores esperaban que los beneficios se vieran afectados por el cierre de la fábrica de Tesla en Shanghái durante dos meses.

El fabricante de vehículos eléctricos también ha empezado a realizar algunos despidos, después de que su consejero delegado, Elon Musk, dijera en junio que tenía «un súper mal presentimiento sobre la economía».

Tesla registró su tercer mejor trimestre desde el punto de vista financiero, pero el crecimiento siguió siendo inferior al de los dos trimestres anteriores, aunque aumentó en comparación con el de hace un año.

Caen las entregas

A principios de este mes, Tesla informó de la entrega de 254.695 vehículos eléctricos en el segundo trimestre, un 27% más que hace un año, pero un 18% menos que en el primer trimestre, cuando matriculó unos 310.000 coches.

Sin embargo, las acciones de Tesla han caído casi un 40% este año, ya que los analistas son cada vez más escépticos sobre el cumplimiento de sus elevados objetivos de producción.

En abril, Musk pronosticó que la empresa produciría más de 1,5 millones de vehículos en 2022, pero esa estimación dependerá del impacto del cierre de la fábrica de Shanghái durante dos meses.

La fortuna de Musk asciende a 236.700 millones de dólares, según los cálculos de FORBES, con un incremento de casi 2.000 millones de dólares del miércoles mientras las acciones de Tesla subían ligeramente antes del informe de resultados del segundo trimestre.