Xi Jinping, presidente de China. (Foto: Getty Images)

El presidente chino, Xi Jinping, subrayó repetidamente las ventajas del modelo de gobernanza «un país, dos sistemas», afirmando que su éxito ha sido ampliamente reconocido por la comunidad internacional, durante la ceremonia de juramento del nuevo jefe ejecutivo de Hong Kong, John Lee, que presidió.

En un discurso histórico que marcaba el 25º aniversario de la excolonia británica bajo dominio chino, Xi dijo: «No hay razón para cambiar un modelo de gobernanza tan bueno, que debe mantenerse a largo plazo«. El presidente chino también elogió a Hong Kong por su libertad y apertura, y expuso que el centro financiero asiático había creado un entorno empresarial de primer orden.

Hong Kong ha ganado la lucha contra «vientos y tormentas» y avanza con paso firme, afirmó Xi. La crisis financiera internacional, los brotes de Covid-19 así como los violentos disturbios sociales no han frenado los progresos de la ciudad, añadió.

Xi, tras llegar esta semana a la estación de tren de Kowloon Oeste, dijo que Hong Kong «ha renacido de sus cenizas» y está «mostrando vigor y vitalidad». El viaje al centro financiero asiático supone el primero del presidente chino fuera de la China continental desde enero de 2020, cuando la segunda economía mundial cerró efectivamente sus fronteras para evitar la propagación del coronavirus y adherirse a un estricto enfoque de tolerancia cero.

Sin embargo, a mitad de camino de la promesa de Pekín de mantener el sistema capitalista y las libertades liberales de la antigua colonia británica, muchos residentes de Hong Kong han expresado su descontento con la intromisión de China en los asuntos de la ciudad. En 2014 y 2019 surgieron protestas generalizadas que pretendían presionar a Pekín para que adoptara las reformas democráticas prometidas en la miniconstitución de la ciudad.

En lugar de hacer concesiones significativas, Pekín adoptó un enfoque duro que supuso la imposición de una ley de seguridad nacional que se utilizó para detener a decenas de legisladores, activistas y periodistas de la oposición. Pekín fue más allá al imponer nuevas restricciones al sistema electoral de la ciudad que excluyen de hecho a los políticos de la oposición de los cargos públicos.

Hong Kong también ha recibido duras críticas por sus estrictas políticas de control de covid, que la aíslan del resto del mundo, socavando su atractivo como centro financiero internacional.

El nuevo líder de Hong Kong se verá sometido a una fuerte presión para equilibrar la necesidad de levantar las restricciones a los viajes con el deseo de Pekín de mantener estrictos controles contra la pandemia. En su propio discurso, pronunciado en mandarín, y no en el dialecto cantonés nativo de Hong Kong, Lee reconoció que la ciudad ha pasado por una serie de retos, como la Covid-19, el malestar social y lo que él describe como intromisión externa en sus asuntos. Afirmó que el futuro de la ciudad está entrelazado con el de China, y que debe ser la puerta de entrada del país al mundo.

La economía de Hong Kong, de hecho, está cada vez más entrelazada con la del continente. Este último ha sido su mayor socio comercial desde 1985, y representó más del 50% del comercio de Hong Kong (por valor de casi 700.000 millones de dólares) el año pasado, según el Departamento de Comercio e Industria de la ciudad.

Otra área de interdependencia visible es la bolsa de valores. China utiliza los mercados financieros de Hong Kong para atraer fondos extranjeros. Más de la mitad de las 2.565 empresas que cotizan actualmente en el centro financiero asiático proceden de China continental, y representan casi el 80% de la capitalización total del mercado de la Bolsa de Hong Kong, así como casi el 90% del valor del volumen de negocios.

*Con información de Yue Wang.