La bandera del Chelsea. Getty Images.

El copropietario de Los Angeles Dodgers, Todd Boehly, inició conversaciones para comprar Chelsea FC, según informan varios medios de comunicación el viernes, convirtiéndose en la oferta preferida hasta este momento. No obstante, otro multimillonario más sorprendió a los aficionados con una oferta de última hora.

El grupo de Boehly, que incluye al multimillonario suizo Hansjorg Wyss y al inversor inmobiliario británico Jonathan Goldstein, está negociando con Raine Group, el asesor de la venta, para comprar el equipo por unos 3.000 millones de dólares (2.850 millones de euros), según varios informes .

El acuerdo aún está sujeto a la aprobación final del gobierno británico, y es posible que las dos partes no lleguen a un acuerdo, según el Wall Street Journal , que fue el primero en informar la noticia.

Un grupo liderado por el copropietario de los Boston Celtics, Stephen Pagliuca, dijo en un comunicado que le informaron desde el Chelsea que no era el postor preferido, también el Journal informa que los otros grupos restantes han sido informados de que sus ofertas no serán escogidas.

No obstante, en un movimiento sorpresivo, Sir James Ratcliffe, el hombre más rico de Gran Bretaña , anunció que había hecho una «oferta formal» de último minuto por el equipo el viernes por la mañana por más de 5.000 millones de dólares (4.740 millones de euros), a pesar de que la fecha límite para presentar ofertas terminó hace semanas.

Lo que no sabemos

Raine Group, el asesor de la venta del Chelsea, no ha respondido a una los cuestionamientos de Forbes USA sobre si considerarán la oferta de Ratcliffe después de que ya finalizara el plazo para presentar ofertas, el 11 de abril.

Antecedentes clave

Abramóvich, con una fortuna de aproximadamente 8.700 millones de dólares según las estimaciones de Forbes, compró Chelsea por alrededor de 190 millones de dólares en 2003. El multimillonario anunció que vendería el Chelsea a principios de marzo en medio de la presión de los políticos británicos sobre sus presuntos vínculos con el presidente ruso Vladimir Putin. 

Días después fue sancionado por el Reino Unido y la UE, lo que anuló sus planes de vender el equipo y donar las ganancias netas para ayudar a las víctimas de la guerra en Ucrania. Si bien Abramóvich ha minimizado sus vínculos con el Kremlin, ha sido un mediador informal en las conversaciones de paz entre Rusia y Ucrania.