El fundador de El Español, Pedro J. Ramírez, ha presentado en el Teatro Bellas Artes de Madrid Palabra de director, la primera parte de sus memorias, con el sello de Editorial Planeta. «Es una larga carta de amor al periodismo y ojalá que sirva para contagiar el virus a muchos de los que lo lean», afirmaba el presidente y director del diario digital.

Pedro J. Ramírez expone en este libro –publicado el pasado 17 de noviembre– de más de 600 páginas la historia de España desde la Transición, abordando sucesos políticos, hablando sobre sus protagonistas, mentiras y verdades destapadas sobre el 23-F, los GAL, las campañas electorales de los gobiernos de González, Aznar y Zapatero, juegos de los partidos, los atentados del 11-M, y conversaciones con dirigentes de ETA, empresarios o políticos.

Sin abandonar el espíritu de crónica propio de un profesional vocacional, Pedro J. Ramírez hace acopio en esta obra de recuerdos, fielmente anotados, sin eludir ningún asunto, por escabroso que sea, personal o colectivo, para fijarlos con voluntad honesta por la verdad. El resultado es un paseo vital, ameno y revelador, que sintetiza el devenir de las generaciones surgidas en la democracia. El libro concluye con las consecuencias derivadas del 11-M, punto final de este primer volumen de memorias.

«He escrito Palabra de director porque había cosas que solo podía contarlas yo. Soy consciente de que habrá a quienes no les guste, pero mi único ajuste de cuentas va a ser con la verdad», asegura el periodista y empresario.

Director «para un rato»

En relación al título del libro, ‘Palabra de director’, Pedro J. Ramírez explica que cuando le nombraron director a los 28 años pensó que «iba a ser para un rato» y, en cambio, «más de las dos terceras partes» de su vida adulta «han transcurrido dirigiendo periódicos«.

En el apartado dedicado a los agradecimientos, Pedro J. Ramírez destaca a Rafael Borràs, su primer editor en 1977; a sus colegas periodistas, que «han contribuido a modelar la historia de España ejerciendo la función social de control del poder que es propia de la prensa en una sociedad democrática».