Garbiñe Muguruza ha hecho historia al convertirse en la primera española en coronar la Copa de Maestras tras imponerse a Anett Kontaveit (6-3 y 7-5, en 1h 38m) en Guadalajara (México). Pero la también dos veces campeona de Grand Slam no solo quiere triunfar en la pista, sino que aspira a dominar el mundo de empresarial.

Desde su curso de negocios en Harvard, pasando por su clasificación como la sexta atleta mejor pagada de la lista FORBES 2020 con unos ingresos anuales de 6,6 millones de dólares, hasta los dos nuevos contratos de patrocinio que firmó en la primavera de 2021 (Jaguar y Nivea), la joven de 27 años dice que ha madurado lo suficiente para ver la vida más allá de la cancha.

«Cuanto más envejezco, más quiero saber, más quiero involucrarme», aseguró sobre el lado comercial de su carrera. «Cuando empecé, no quería saber nada, solo quería jugar al tenis. Entonces empiezas a darte cuenta de que el tenis no es solo un deporte, hay muchas cosas y patrocinios comerciales, y comencé a sentir curiosidad. Para mí, es parte de mi negocio, de mi vida».

Muguruza ha comenzado a utilizar las oportunidades de aprendizaje como una forma de «apartar la cabeza de los deportes y pensar en el mundo real de los negocios«.

Los patrocinios de Muguruza

Sus recientes contratos con Nivea y Jaguar se unen a la lista de patrocinios de Muguruza, que incluye una relación de 10 años con Adidas (es la atleta femenina mejor pagada de la marca) y acuerdos con el relojero Rolex, con Serguros Caser, el fabricante de raquetas Babolat, la empresa de gafas de sol Maui Jim y el fabricante de auriculares Beats by Dre.

Nacida en Venezuela y tras mudarse a España, juega bajo la bandera española, ahora vive en Suiza, lo que le da a Muguruza un sabor personal del sabor internacional por el que se conoce al tenis. Según ella, su aprecio por la variedad de culturas ayuda a contribuir a un gran mercado de posibilidades para sus patrocinios.

Pero cuando se trata de conseguir un nuevo acuerdo, Muguruza sabe que hay un límite de tiempo y energía que puede dedicar mientras se concentra en entrenar y competir. La elección de socios con una conexión personal resulta clave, como Rolex. Muguruza ama la marca desde que era joven y después de ganar su primer torneo profesional a los 17 años, compró un Rolex. Desde entonces, ha realizado giras por varias plantas de Rolex. Y Beats by Dre era la marca de auriculares que usaba incluso antes de firmar el trato. «Es tan genuino, se siente tan fácil estar con ellos», dice sobre sus asociaciones. «Siento que crea una buena relación».

Tan importante como tener una conexión con la marca es la capacidad de lealtad. Muguruza tiene relaciones largas con muchos de sus patrocinadores, incluido el acuerdo con Adidas que la hace ayudar a la marca en la selección de materiales y ajuste para el equipo de tenis. Dar retroalimentación al fabricante de ropa y zapatero ahora, espera, se convierta en una asociación más allá del equipo de tenis: «Creo que el sueño de toda mujer es diseñar algo», dice, y después de su carrera en el tenis.

Su formación en el mundo de los negocios

La campeona del Abierto de Francia de 2016 y de Wimbledon de 2017 ha completado también un curso de negocios en Harvard (en el que ha estudiado los negocios de otro de los atletas mejor pagados del mundo: Roger Federer), que —asegura— la ayuda a comenzar un nuevo capítulo en su vida. «Soy bastante madura en mi carrera. Estoy en un buen momento para pensar un poco sobre lo que debería hacer en mi próximo paso, ¿cómo puedo ayudar?»

Trabajar a través del material de Harvard la fascinó, ver cuántos atletas se han involucrado mucho en cada proyecto y cuán ambiciosos son acerca de sus marcas y proyectos futuros. «Ha sido increíble saber cómo juegan al nivel más difícil y luego, en su tiempo libre, poner esa energía en desarrollar tu próximo capítulo. Es fantástico saber más sobre contratos, acciones y acuerdos, cosas que no están lejos de mi mundo. Tengo mucha suerte de estar cerca de estas conversaciones, por lo que no son tan nuevas para mí».

Siempre ha estado ansiosa por aprender a lo largo de sus viajes, ya sea en reuniones con directores ejecutivos de marcas, diseñadores de moda internacionales o líderes empresariales. Hace tres años, pasó dos días en la sede de la marca de moda Zara, aprendiendo sobre la empresa y el modelo de negocio. Todas estas son experiencias que se suman a una base más amplia de conocimientos que la ayuda ahora y la prepara para la vida más allá del tenis.

Muguruza usa su personalidad activa y aventurera a su favor. Una persona llena de energía y alegre, al menos fuera de la cancha, ya que admite que puede parecer bastante «seria y concentrada» en la pista, mientras que realmente «le gusta sonreír». Siempre busca probarse a sí misma, ya sea haciendo ejercicio. Con el ejército español llegó a la cima del Kilimanjaro en 2019 («una experiencia muy dura solo para ver cómo iba a reaccionar»). Y para enfrentarse a Harvard y sus propios contratos de patrocinio personal, usa su personalidad para sentar las bases de su futuro. «Soy una persona bastante activa», dice, «y realmente me gustan los desafíos».