Instagram ha lanzado una nueva actualización que permite a los usuarios compartir vídeos y fotografías de hasta diez segundos que, veinticuatro horas después de su publicación, se autodestruirán. ¿Te suena? Es normal. Es que en eso consiste básicamente una red social que ya existe y que se llama Snapchat.

En 2013 Zuckerberg llegó a poner sobre la mesa 3.000 millones de dólares (2.684.548.108 millones de euros) para hacerse con una ‘app’ incipiente que habían creado dos años antes dos estudiantes de Standford. Pese a la golosa oferta sus fundadores, Bobby Murphy y Even Spiegel, que en ese momento tenían solo veinticuatro años, se negaron a deshacerse de una compañía que ya auguraba un futuro prometedor. Desde ese día Snapchat ha crecido exponencialmente: los 3 millones de usuarios con los que contaba en aquel momento se han convertido en 125, y en la red social se reproducen unos 10.000 millones de vídeos cada día.

Ahora Instagram, que fue adquirida por Facebook en 2012 por la nada desdeñable cifra de 1.000 millones de dólares, se sube al carro del contenido instantáneo y autodestructible con la actualización Instagram Stories, tan solo tres meses después de que Facebook incluyese entre sus funciones su propia versión de Periscope, una aplicación para emitir vídeos en directo.

Situada en una barra en la parte superior del timeline, Instagram Stories ofrecerá un listado de los seguidores y cuentas más activas que hayan actualizado su ‘historia’ ese día, marcando las más recientes por medio de una especie de anillo de color morado. El mecanismo es exactamente el mismo que el de Snapchat: para ver la ‘historia’ de los demás habrá que presionar en su cono, y los vídeos y fotos que haya compartido en las últimas veinticuatro horas irán apareciendo. Para pasar a la ‘historia’ de otro usuario habrá que deslizar el dedo hacia la izquierda.

Entonces, ¿en qué se diferencian Snapchat e Instagram Stories? Fundamentalmente en tres aspectos: por un lado en la cuestión de la privacidad, ya que solo los seguidores de un perfil podrán ver su contenido y éste podrá elegir con quiénes de ellos quiere compartir sus fotos y vídeos. Por otro lado, Instagram permitirá, a diferencia de Snapchat, descargar las fotos de las ‘historias’. En tercer lugar, el usuario no podrá decidir el tiempo que sus seguidores pueden ver cada imagen.

La compañía ha explicado esta novedad por medio de un comunicado que dice lo siguiente:

“Hoy presentamos Instagram Stories, una nueva función que te permite compartir todos los momentos del día, no solo los que quieras mantener en tu perfil. A medida que vas compartiendo tus fotos y vídeos aparecen juntos como una secuencia de película que forma tu historia. Con Instagram Stories no tienes que preocuparte por publicar contenido en exceso. Por el contrario, puedes compartir todo lo que quieras a lo largo del día y ser tan creativo como quieras. También puedes dar más vida a tu historia, utilizando herramientas de dibujo y texto. Las fotos y vídeos desaparecerán después de 24 horas y no volverán a mostrarse ni en tu perfil ni en la sección principal […]. Cuando revises tu historia puedes comprobar quién vio cada foto y cada vídeo, y también puedes elegir si quieres publicar en tu perfil una parte concreta de tu historia. Instagram siempre fue un lugar donde compartir las cosas especiales que quieres recordar. Ahora puedes compartir también los momentos más destacados de tu día a día y todo lo demás”.