Independientemente de lo pro ‘Remain’ o eurófobos que sean, los altos directivos y empleados de la cadena textil Primark, perteneciente al grupo británico AB Foods, se están frotando las manos. El grupo ha visto incrementar su facturación en un 7% en el tercer trimestre de su ejercicio fiscal, que concluyó el día 18 de junio. ¿La razón? El debilitamiento de la libra, que se ha visto dramáticamente depreciada frente al euro y la libra.

Por medio de un comunicado Primark ha reconocido que, con los actuales tipos de cambio, es innegable que las ventas de este trimestre se han “beneficiado de la debilidad de la libra”, por lo que acumulativamente se han situado un 7% por encima de las registradas en el mismo periodo de 2015. En la misma línea, el gigante textil ha querido señalar que opera cadenas de producción específicas en Estados Unidos, la eurozona y Reino Unido, por lo que asume “poco comercio transfronterizo” entre las naciones en discordia.

Sin embargo, el espectacular aumento de las ventas de Primark no se explica solamente por el Brexit. Durante los primeros nueve meses de su ejercicio fiscal la compañía registró un incremento continuado del 7% gracias, en gran parte, a los 800.000 metros cuadrados de superficie comercial que han estrenado en este periodo. Y es que, solamente en el tercer trimestre, la cadena abrió hasta once nuevos locales. De este modo, el día 18 de junio Primark contaba con 12 millones de metros cuadrados repartidos en 310 establecimientos repartidos por todo el planeta, superficie que prevé incrementar en 300.000 metros cuadrados de cara al final de su ejercicio fiscal gracias a la apertura de dos nuevas tiendas en Estados Unidos y la ampliación de un local de París.