Dime dónde viajas, y te diré cuánto pagas. Los productos duty free que se comercializan en los aeropuertos españoles son un 13,9% más baratos que la media de los internacionales.

Comprar en el Charles de Gaulle de París es un 30% más caro que hacerlo en Madrid, Barcelona o Lanzarote. No hay aeropuerto más barato que el canario para comprar un dulce Ferrero Rocher o para adquirir un paquete de Marlboro.

Según el destino, volar puede ser una bendición o un castigo para el bolsillo.