La brecha salarial de género, que está presente en todas las industrias y las escalas salariales en los EE.UU está recibiendo más atención por parte de los medios en Hollywood gracias a que estrellas como Jennifer Lawrence, Meryl Streep y Viola Davis se han pronunciado sobre la disparidad. Esto es lo que necesitas saber para entretener las formas en que el negocio del entretenimiento compensa a sus estrellas femeninas.

En la gran pantalla. La actriz mejor pagada, Lawrence, ganó 52 millones de dólares en los últimos 12 meses, hasta junio de 2015. Una cifra que se compara con los 80 millones de dólares de Robert Downey Jr. (el actor mejor pagado del mundo). Lawrence ha demostrado ser clave para éxito de películas como Los Juegos del Hambre o La gran estafa americana, pero Wikileaks reveló que la actriz ganó un 2% menos que sus compañeros masculinos de reparto. Aunque el papel de Lawrence era de menor peso que el de Bradley Cooper o Christian Bale, la compensación suele ser galardonada en base al poder de las estrellas y la seriedad, algo que la actriz posee a la par que los dos actores. Scarlett Johansson es otra actriz unida a la causa (y otra de las actrices mejor pagadas del 2015, por sus 35,5 millones de dólares). La actriz consiguió igualar el sueldo al de Chris Evans y Chris Hemsworth en Los Vengadores.

Pero estas pequeñas reivindicaciones, juntos a las de otras actrices, hicieron eco del sentimiento de Patricia Arquette, quien trajo el tema a la atención del mundo en los Oscar del año pasado cuando dijo en su discurso de aceptación a la Mejor Actriz de Reparto, “Es nuestro momento para tener la igualdad de salarios por una vez por todas”.

Detrás de la cámara. La falsedad es aún peor detrás de la cámara: las mujeres representan solo el 1,9% de los directores, el 11,2% de los escritores y el 18,9% de los productores. En las producciones donde las mujeres ocupaban cargos clave fuera de la pantalla, como directores, escritores y productores, aparecen más mujeres en las películas y en papeles menos sensuales.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=7615]

En la pequeña pantalla. En televisión, la brecha salarial es menos grave. Sofía Vergara y Kaley Cuco-Sweeting, que hicieron 28,5 millones de dólares en junio, tuvieron ganancias comparables a sus coprotagonistas masculinos.

Las disparidades más profundas para mujeres de color. Las mujeres afroamericanas hacen 64 centavos por cada dólar hecho por hombres blancos, y las mujeres hispanas ganan sólo 56 centavos al dólar de un hombre blanco.

Y este desequilibrio también se produce en la representación de la gente de color en el cine. Viola Davis articula las dificultades que enfrentan las mujeres de color en su reciente discurso de aceptación del premio Emmy: “La única cosa que separa a las mujeres de color de cualquier otra persona es la oportunidad”, dijo.

Cuando se trata de pagar la disparidad, la música puede ser el área de la industria del entretenimiento en el que las mujeres están mejor compensadas por su trabajo.

Por supuesto, esto es una preocupación que afecta a todo EEUU (y a gran escala al mundo), no sólo en Hollywood. Aún así, con poderosa visibilidad y la capacidad de despertar el debate público, Hollywood tiene la oportunidad de ser un ejemplo para todas las industrias. Actrices, escritoras y directoras deben seguir adelante para hacerle frente a la brecha salarial. Sólo entonces podrán los estudios ir más allá de la desigualdad de remuneración por el mismo trabajo.