La COVID-19 está azotando fuerte al mercado laboral. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) cifra en 400 millones los empleos perdidos en el mundo a causa del coronavirus durante el segundo trimestre del año. Toda crisis viene acompañada de cierto grado de incertidumbre, y también de intensas transformaciones.

La pandemia que impera desde el pasado mes de marzo ha desdibujado el mercado de trabajo, pero ¿hasta qué punto lo va a transformar? Partiendo de un descenso del 70% en el volumen de ofertas de empleo, un análisis de dicha oferta por sectores puede dar idea de las repercusiones reales de la crisis sobre un mercado, el laboral, que ve cambiar sus escenarios de futuro.

Esta es la distribución sectorial de la oferta de empleo en España entre el 15 de marzo y el 15 de abril de 2020:

Y las perspectivas para el futuro no son muy alentadoras, al menos a lo que a nivel nacional se refiere: el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que España no reducirá el paro durante 2021.

Se mantienen los niveles de desempleo en 2021

El FMI ha actualizado sus previsiones macroeconómicas mundiales, de las que se desprende que España mantendrá durante 2021 los niveles de desempleo que registrará al cierre de 2020, pese al repunte esperado del producto interior bruto (PIB).

Este organismo considera que la tasa de paro de España cerrará este año en el 16,8%, frente al 14,1% observado en 2019. Para 2021, la previsión es que también cierre del año situada en el 16,8%, según señala el informe Perspectiva Económica Mundial publicado por el FMI.

El PIB repuntará en 2021

El FMI ha mantenido sin cambios las perspectivas económicas que presentó hace dos semanas, cuando mostró las conclusiones de su revisión anual de la economía española, conocida como ‘Artículo IV’. Así, el PIB se hundirá este año un 12,8%, pero repuntará un 7,2% durante 2021.

Así, España será la economía de la eurozona que más crecerá en 2021. Además, en comparación con las últimas previsiones, de junio, España ha sido el único país de la zona euro, de los cuatro desglosados, al que el FMI ha mejorado las estimaciones para el año que viene.

De acuerdo con las previsiones del Fondo, la caída del PIB de España en el cuarto trimestre, en comparación con el mismo periodo de 2019, será del 10,8%. Este descenso será la peor caída registrada por cualquier país de la eurozona. En cambio, en el cuarto trimestre de 2021 el incremento interanual del PIB será del 6,6%.

Con respecto a la inflación, el Fondo considera que cerrará el año situada en el -0,3%, aunque en 2021 se elevará hasta el 0,8%, el mismo nivel registrado en 2021. Hasta 2025, la inflación española no repuntará hasta el 1,7%, acercándose así al objetivo de situarse cerca, pero por debajo del 2%, marcado por el Banco Central Europeo (BCE).