El gigante californiano ha contratado a al menos tres reclutadores del laboratorio 126 de Amazon para poner en común las cualidades que deben de tener estas gafas, que han tenido más problemas ante su lanzamiento del que esperaban.

En LinkedIn ya se habla de este proyecto como “las Google Glass y más allá”, en un intento de reinventar estas lentes que prometieron revolucionar el ritmo de vida de todo ciudadano conectado a un wi-fi.

Este cambio de dirección se ha hecho pensando para combatir contra enemigos como Facebook, Apple o Microsoft. ¿Qué intentarán? Poder controlar objetos con gestos tales como frotarse los dedos; lo que es claro es que esta nueva dirección va para la realidad virtual. Como Facebook, que prepara su auricular Oculus VR –tendremos que esperar para ver si el Proyecto Aura se ha inspirado en ellos-.

Google dejó de vender la versión de las gafas de Google de 1.500 dólares a inicio de este año por unas bajas ventas que no salían rentables, era caro y torpe además de poco práctico.
El proyecto tiene incluso su propia reclutadora designada, Jessica Bailow, que se ha centrado en Aura desde junio, de acuerdo a su perfil de LinkedIn. Y Google ha publicado recientemente varias ofertas de trabajo para el equipo de Aura incluyendo un administrador de programas para el desarrollo de la categoría, un diseñador industrial y un diseñador UX.