“El color es más blanco que el blanco, está libre de cualquier imperfección interna y es tan transparente que sólo puede compararse con un estanque de agua congelada”, dijo Gary Schuler, jefe del departamento de joyería de Sotheby’s en Nueva York.

¿Qué mejor descripción para lo que puede considerarse como un diamante “perfecto”? Fue descubierto en las minas De Beers, en Sudáfrica. Después fue cortado, pulido y perfeccionado durante más de un año hasta convertirse en esta increíble pieza de joyería.

;;;;

Tiene 100,2 quilates, cero imperfecciones y el tamaño de un huevo. Pero… ¿cuánto crees que se puede pagar por algo así en una subasta?

Pues fueron más de 22 millones de dólares lo que pagó un comprador de Nueva York en la subasta de Sotheby’s. Según la casa de subastas, en los últimos 25 años sólo se han ofrecido al mejor postor seis diamantes que se puedan comparar con éste. El más caro alcanzó los 30,6 millones de dólares en Hong Kong en 2013, en una subasta organizada por la misma casa.

El diamante ya había sido exhibido en Doha, Dubai, Los Ángeles, Hong Kong, Londres y Nueva York con el fin de atraer el interés del mercado antes de comercializarlo.