Su famoso collar de perlas cultivadas, por ejemplo, fue una de esas joyas tan bien valoradas. La estimación del precio inicial de la clásica pieza se situó en 6.000 dólares, sin embargo acabó vendiéndose por nada más y nada menos que 18.750 dólares.

La subasta de las joyas de Lauren Bacall era para Bonham una de las llamadas subastas “de guante blanco”, es decir, una de aquellas en las que se espera vender todo. Y así fue, se vendió absolutamente todo entre más de 1.500 postores provenientes de más de 34 países.

De entre todas las piezas subastadas, destacaron sobre el resto tres de ellas que fueron vendidas a los precios más altos. Se trata de las siguientes:

Cadena de oro amarillo de 14 quilates de Tiffany& Co
Esta joya se vendió por 52.500 dólares superando con creces la estimación inicial de venta que oscilaba entre los 6.000 y los 9.000 dólares. Además, la cadena incluía dos colgantes con forma de corazón grabados con una frase que rezaba así: “A mi hermosa estrella de su orgulloso director Ron”.

Por la inscripción se presupone que la joya era un regalo del director Ron Field, quien la hizo protagonista en el musical ‘Aplausos’ y que le permitió ganar el premio Tony a la mejor interpretación protagonista en un musical.

Anillo de oro con diamantes, amatistas y turquesas de 18 quilates
La pieza, diseñada por el diseñador favorito de la artista, Jean Schlumberger, tenía un precio estimado de 8.000 a 12.000 dólares al inicio de la subasta y acabó vendiéndose por 52.500.

Brazalete de oro con diamantes de 18 quilates
Diseñado también por Schlumberger, esta pieza tenía un precio estimado de 9.000 dólares y finalmente se vendió por 50.000. Y, además, por un poco menos se vendió otra pulsera de oro prácticamente igual, también de 18 quilates, por 37.500 dólares. La actriz solía lucir estas dos pulseras juntas, de ahí su gran valor para los compradores.

Sin duda, las piezas diseñadas por Schlumberger fueron las grandes triunfadoras de la subasta. Otro brazalete de 18 quilates diseñado por él se adjudicó por 35.000 dólares y unos pendientes con amatista, zafiro y esmeralda se vendieron por 22.500 dólares cuando la estimación de venta inicial no sobrepasaba los 8.500 dólares.