Ladislao Kubala, el prodigioso futbolista húngaro, atraía más aficionados de los 60.000 que cabían en el viejo estadio de Les Corts. Por eso, el FC Barcelona construyó el Camp Nou, inaugurado en 1957 y donde casi 100.000 espectadores asistirán el próximo 22 de marzo al gran clásicodel fútbol español. Esta cifra abrumadora es sólo un porcentaje ínfimo de quienes presenciarán el partido desde cualquier lugar del mundo. Hoy, el terreno de juego entre Real Madrid y Barça es todo el planeta,y el partido no es sólo de fútbol.

El número de televidentes que siguieron el último clásico ascendió a 400 millones de personas en el mundo, una audiencia superior a la de la victoria de Seattle sobre Denver en la Super Bowl, la gran fiesta de la NFL, que fue vista por 111,5 millones y marcó un récord para el evento. Sin embargo, no existe un evento deportivo en un solo día que consiga mayor rentabilidad que la gran cita del fútbol americano. Esto tiene que ver con una mejor gestión de la publicidad y de la madurez del mercado estadounidense, pero el clásico deja indicios de su enorme potencial por la pujanza de ambos clubes en todos los ámbitos.

En la carrera por ser el club más rico del mundo, el Madrid va una década por delante.Cuando se proclamó campeón de la última Champions League, ingresó en su cuenta corriente 57,4 millones de euros. Esa cifra, sumada a los ingresos por patrocinios,venta de entradas y abonos, le convirtió al término de la temporada 2013/14 en el club más rico del mundo por décimo año consecutivo.

Sus ingresos, jamás conquistados por ningún otro equipo en ningún deporte,alcanzaron los 600 millones de euros. El podio lo comparte con el Manchester United(518 millones) y con el Bayern de Múnich Ladislao Kubala, el prodigioso futbolista húngaro, atraía más aficionados de los 60.000 que cabían en el viejo estadio de Les Corts. Por eso, el FC Barcelona construyó el Camp Nou, inaugurado en 1957 y donde casi 100.000 espectadores asistirán el próximo 22 de marzo al gran clásico del fútbol español. Esta cifra abrumadora es sólo un porcentaje ínfimo de quienes presenciarán el partido desde cualquier lugar del mundo. Hoy, el terreno de juego entre Real Madrid y Barça es todo el planeta, y el partido no es sólo de fútbol.

El número de televidentes que siguieron el último clásico ascendió a 400 millones de personas en el mundo, una audiencia superiora la de la victoria de Seattle sobre Denveren la Super Bowl, la gran fiesta de la NFL,que fue vista por 111,5 millones y marcó un récord para el evento. Sin embargo, no existe un evento deportivo en un solo día que consiga mayor rentabilidad que la gran cita del fútbol americano. Esto tiene que ver con una mejor gestión de la publicidad y de la madurez del mercado estadounidense, pero el clásico deja indicios de su enorme potencial por la pujanza de ambos clubes en todos los ámbitos.En la carrera por ser el club más rico del mundo, el Madrid va una década por delante.

Cuando se proclamó campeón de la última Champions League, ingresó en su cuenta corriente 57,4 millones de euros. Esacifra, sumada a los ingresos por patrocinios,venta de entradas y abonos, le convirtió al término de la temporada 2013/14 en el club más rico del mundo por décimo año consecutivo.Sus ingresos, jamás conquistados por ningún otro equipo en ningún deporte,alcanzaron los 600 millones de euros. El podiolo comparte con el Manchester United(518 millones) y con el Bayern de Múnich margen, de unos 40 millones por tres años,para potenciar la marca en Latinoamérica. La presencia de Neymar, por la importancia del mercado brasileño para la empresa de telecomunicaciones, además de dos figuras como Messi y Luis Suárez, explican bien el objetivo de la operación, que incluye la explotación del canal Barça TV, hasta ahora en manos de la productora Mediapro.

Casualmente, Mediapro es la tenedora de los derechos audiovisuales del Real Madrid y paga esos mismos 140 millones de euros hasta el 30 de junio de 2015. Es curioso el camino paralelo de ambos equipos en estas lides, un factor que se repetirá si finalmente se aprueba la ley por la que la Liga venderá los derechos de todos los equipos de Primera División de manera conjunta. La Liga espera que el Gobierno mueva ficha en este sentido. Entonces, los dos poderosos cederán una cantidad importante,aunque seguirán siendo los que más perciban por este concepto.

Esfuerzos fructíferos

A su regreso a la presidencia del Real Madrid,en 2009, Florentino Pérez anunció que el club tendría que “hacer en un año el esfuerzo de dos o tres”. Y así fue. Aquel verano, realizó el mayor desembolso en fichajes de su historia: 257,4 millones de euros. La factura incluía el mayor traspaso jamás visto: Cristiano Ronaldo, comprado al Manchester United por 94 millones. El delantero portugués pudo presumir durante cuatro años de ser el jugador más caro de la historia, hasta que dio la bienvenida al vestuario a Gareth Bale, del Tottenham Hotspur (95 millones según unas fuentes,100 según otras). Desde el regreso de Pérez el Real Madrid ha gastado 740 millones enjugadores, de los que casi la mitad han sido financiados con ventas (367 millones).El Barça también ha cubierto así (232 millones de euros) casi la mitad de su gasto en jugadores: 505 millones desde ese mismo año 2009. Los jugadores de la cantera han formado la columna vertebral del equipo,lo que le ha permitido tener un equipo más barato. Aún así, ha realizado algunas delas contrataciones más caras de su historia:Luis Suárez (81 millones), Zlatan Ibrahimovic(70 millones) o Neymar. En el caso del brasileño, la cantidad no está nada clara.

El club facilitó una cifra oficial, 57 millones de euros, que en una segunda explicación –tras la denuncia de un socio– pasaron a ser 86,2, sumando primas de fichaje, acuerdos de marketing y colaboración. El caso está judicializado y las cifras siguen siendo una incógnita. La próxima temporada, el club azulgrana no podrá inscribir jugadores por el castigo de la FIFA, que tiene que ver con el fichaje de jugadores jóvenes procedentes de otros países, sin ajustarse a la normativa del máximo organismo del fútbol

Aunque no es sencillo separar su sueldo de la prima de fichaje, Neymar es el segundo barcelonista mejor pagado, con 29 millones brutos, sólo por detrás de Leo Messi, con 41,5 millones. Luis Suárez completa esta primera franja de salarios, con 20,7 millones.

En un segundo escalón están Iniesta, Xavi (15,5 millones cada uno) y Rakitic(14,5 millones), y en el tercero, varios futbolistas cuya aspiración salarial es ascender: Busquets, Alves, Piqué y Mascherano (entre 11,5 y 12,5 millones). En el cuarto figuran Bravo, Vermaelen, Mathieu, Adriano, Pedro, Ter Stegen y Jordi Alba, que cobran entre 6 y 7 millones. Por último, los canteranos y Douglas cobran entre 2 y 3 millones.

En el Real Madrid, las categorías tienen nomenclaturas más diferenciadas. La primera es la de súper estrellas, donde está sobre todos Cristiano Ronaldo (35,3 millones) y después Bale (22,8 millones). A continuación, en el segundo escalón, se sitúan Benzema(16,6 millones), Casillas, James y Kroos(12,4 millones cada uno) y Sergio Ramos (11,4 millones). Aunque la diferencia es mínima, los llamados “futbolistas de referencia” son Modric, Marcelo, Coentrao, Pepe y Chicharito (de 7,2 a 9,3 millones), mientras que la clase media la forman Arbeloa, Illarramendi,Varane, Khedira, Isco y Keylor Navas, con

sueldos entre 4,1 y 5,8 millones. Los canteranos Jesé, Carvajal, Nacho y Pacheco cobran entre 1,6 y 2,5 millones.

La carrera entre Cristiano y Messi por conquistar el Balón de Oro –entre ambos han ganado los siete últimos– y por convertirse en el jugador mejor pagado del planeta sigue su curso. Más allá de los impresionantes números está el fútbol. Sobre el campo, once contra once en un clásico que, más allá del honor y de la supremacía, puede decidir el próximo campeón de Liga.

ELIAS ISRAEL de SportYou