La cantante pop de moda que más discos vendió el pasado año y el angel de Victoria’s Secret que sorprendió al mundo con un desfile digno de una top. Muchas son las estrategias que la cantante Taylor Swift ha llevado a cabo de un tiempo a esta parte pero, ¿es el físico el detonante de este éxito abrumador? Es posible, y la artista parece haberse dado cuenta.

La aspirante a princesa del pop es conocida por su sencillez y cercanía a las personas que la siguen y la adulan allá donde actúe pero, ¿son sus cifras cotidianas igual de fáciles?

La última sorpresa millonaria se la llevaba ella misma cuando al asegurar sus piernas le rentarían, en caso de accidente, 40 millones de dólares. Esto no es fortuito, el próximo mayo comienza su gira de la que espera ganancias de más de 200 millones de dólares y un tropezón que la dejara quietecita podría salirle caro a la rubia.

Unos 37 millones de euros a la conversión es la cuantía por la cual el metro y ochenta centímetros de la americana más en boga no se la piensa jugar en sus conciertos. Tras hacerse pública la noticia, ella misma reconoció que “se sentía avergonzada ya que, ni ella creía que podrían estar tasadas en semejante cantidad”. Una dosis de humildad para una persona con la cuenta corriente más ajetreada del panorama pop.