Según Lash Fary, socia fundadora de Distinctive Assets que es la compañía que se encarga de preparar la bolsa de regalos para los que no se llevan el premio a casa, los obsequios para que las lágrimas sean menos amargas incluyen packs de viaje alrededor del mundo con todo pagado –por ejemplo 3 noches de lujo en la Toscana italiana- , cremas de lujo para que no pierdan la juventud y que sigan intentándolo, maquillajes, paquetes de montañismo, cenas en restaurantes gourmet, el alquiler de coches Audi o unas exclusivas bicicletas de la firma “Martone Cycling” (valoradas en cerca de 1.200 dólares).

Parece que más de uno saldría beneficiado sin la figura enaltecedora pero ojo, no todas las categorías son merecedoras de tales obsequios: solo 21 bolsas se destinaron a mejor actor, mejor actriz, mejor actor de reparto, mejor actriz de reparto y mejor director.

Además, este exclusivo detallito también estuvo reservado para el presentador de la gala, este año Neil Patrick Harris, que dio la nota quitándose la ropa en la gala en esta 87º edición de los premios de la Academia.