Estados Unidos continúa dominando el mundo de las grandes empresas. En la actualidad, 54 de ellas forman parte del Top 100 global, concentrando el 63% de la capitalización total del índice, frente al 51% de hace diez años.

La lista de empresas europeas se redujo en 11, con un valor de mercado equivalente al 12% del total de la clasificación, sin cambios durante todo el decenio, según un análisis de la consultora PwC y la firma de servicios financieros Bloomberg.

La mayor capitalización (en el primer trimestre del año, cuando se realizó el análisis) la ostentaba Microsoft, triplicando su valor en 10 años, desde los 337.000 millones de dólares (305.000 millones de euros) de 2009 a 905.000 millones (823.000 millones de euros). La brecha entre las más grandes y más pequeñas de las 100 mayores empresas cotizadas ha seguido creciendo y actualmente es de 806.000 millones de dólares (731.000 millones de euros).

La formidable transformación empresarial de la primera economía del mundo, no solo por valor de mercado y tamaño de sus empresas sino también por la agilidad con que aparecen nuevos gigantes, pone en evidencia la debilidad de la empresa europea para competir en el mundo. Este gran salto de las empresas de EE UU se explica en su mayor parte por el crecimiento del sector tecnológico que está sobrerrepresentado en el Top 100 mundial. Por ejemplo, la citada Microsoft superó por primera vez en siete años a Apple en términos de capitalización de mercado, en gran medida por su floreciente negocio de la Nube.

Por su parte, el valor de mercado de las empresas europeas en el Top 100 mundial se redujo entre 2014 y 2019, pasando de los casi 4 billones de dólares (3,6 billones de euros) a 3,2 billones (2,9 billones de euros). Hace cinco años 30 grupos empresariales europeos formaban parte de la lista, hoy son 20.

En sentido opuesto, la capitalización de las empresas chinas ha aumentado constantemente y ahora es pareja a la de las europeas. No obstante, en términos interanuales se ha reducido un 5% por los efectos de la guerra comercial con EE UU.

FUENTE: BLOOMBERG Y PWC
FUENTE: BLOOMBERG Y PWC