La compañía matriz de Google, Alphabet, registró en el segundo trimestre del ejercicio un aumento de sus ingresos del 21%, superando los 26.000 millones de dólares (22.500 millones de euros) gracias a la facturación por publicidad, pero también por los negocios de hardware y de los vinculados a su división de servicios en la nube.

Pero sus beneficios netos descendieron a los 3.500 millones de dólares (3.000 millones de euros) desde los 4.900 millones (4.200 millones de euros) debido a la sanción por prácticas monopolísticas impuesta por la Comisión Europea por un total de 2.700 millones de dólares (2.300 millones de euros).

La parte del león de Alphabet es el negocio que genera Google, sobre todo por ingresos publicitarios, que representaron alrededor del 90% del total, unos 19.600 millones de euros. Para el cierre del ejercicio espera que superen los 90.000 millones de dólares (77.900 millones de euros), lo que la convertiría en la empresa que más factura por ese concepto del mundo entero.