El diseño de planificación y de iniciativa privada está pensado para convertir Dubái en el destino más atractivo para el turismo de compras, un segmento de negocio codiciado por potencias turísticas con más historia y cosmopolitismo que la capital del emirato del mismo nombre.

La ciudad cuenta con más de 70 centros comerciales, incluido el Dubai Mall, el mayor del mundo y con un modelo vanguardista en el diseño y concepción de espacios de ocio y consumo que satisface con las últimas tecnologías a los adictos al ecosistema digital.

En 2017 este tipo de turismo dejó en la capital del emirato del mismo nombre 29.700 millones de dólares (26.000 millones de euros), casi el PIB de Baleares, una cifra que ha empequeñecido a las de otros mercados tan maduros y consolidados como el de Nueva York y Londres, donde el negocio del turismo de compras movió 16.100 millones de dólares (14.000 millones de euros) y 17.450 millones de dólares (15.300 millones de euros), respectivamente.