El salario del director técnico de una selección nacional en cuarto lugar en el Mundial de Sudáfrica, hace cuatro años. No es directamente proporcional al prestigio del equipo que dirige. Argentina, que ha ganado los Mundiales de 1978 y 1986, paga menos de un millón de dólares al año a su estratega, quien tiene la obligación de pelear por la Copa en Brasil este verano; contrario a ello está Irán, un equipo que no figura entre los protagonistas de los torneos internacionales, pero que destina 1,4 millones de dólares para su entrenador.

¿Salarios injustos?

Óscar Washington Tabárez dirige a Uruguay por segundo ciclo consecutivo. El prestigio se lo ganó a pulso tras terminar.

Pero ni ese objetivo cumplido le permite al Maestro, como le apodan, presumir de su sueldo, pues es uno de los ocho peor remunerados de las selecciones actuales; colegas de naciones con menor jerarquía en este deporte, como Australia o Argelia, pagan mejor a su estratega.

Teniendo en cuenta que un proceso mundialista dura cuatro años, puede concluirse que las selecciones que estarán en las canchas brasileñas de mediados de junio a mediados de julio desembolsarán 264,5 millones de dólares en pagos a sus entrenadores.