La riqueza del Rey sigue siendo una incógnita y lo será a pesar de la nueva normativa de transparencia, en la que van a desglosar algo más a qué destinan la asignación que reciben cada año de los Presupuestos Generales del Estado.

Muy lejos seguirá este país del grado de transparencia de la Casa Real británica. Otras cosas diferencian a ambas coronas, como el hecho de que la inglesa no puede vender sus joyas, sino que está obligada a traspasarlas en herencia a los herederos. En España, las joyas de la Familia Real son propiedad personal de reyes y reinas, han viajado en sus equipajes cuando han sido expulsados del trono y han servido en tiempos de exilio para la propia subsistencia de los monarcas destronados. Y no son los únicos activos del patrimonio personal de la monarquía.

En la última lista de Forbes sobre los 15 monarcas con mayor fortuna del Mundo, Juan Carlos I tampoco encontró cabida. El Príncipe de Liechtenstein, el Rey de Arabia Saudita, el Rey de Marruecos, e Isabel II de Inglaterra, entre otros, aparecían en este listado que encabezaba el Rey de Tailandia, Bhumibol Adulyadej, con una fortuna estimada en 35 billones de dólares.

Forbes publicará en breve la lista de las 100 personalidades más ricas de España. El ranking de millonarios, que aparecerá en el número de noviembre de la revista, estará en los quioscos a partir del 30 de octubre. Este gran informe sobre la riqueza en España incluye la lista de los más ricos, las más ricas, los sectores más pujantes de la economía, el ranking por comunidades autónomas, los nichos inversores favoritos de los ricos para hacer crecer sus ingresos, etc.