De Pozuelo a Méndez Álvaro, una zona empresarial emergente que conecta tanto con el eje comercial y financiero del Prado y la Castellana como con la M-30. Las nuevas oficinas del rey del comercio online Amazon se ubicarán en el edificio sur del Complejo Prado Business Park, gestionado por AXA IM-Real Estate, en la calle Ramírez de Prado. Todavía en construcción, se prevé que las obras finalicen en abril para que la plantilla pueda hacer el traslado en verano de 2017.

¿A qué se debe esta mudanza? Muy sencillo: las actuales oficinas se les han quedado pequeñas. Con sus 12.000 metros cuadrados, estas nuevas y céntricas instalaciones duplicarán la superficie de la sede actual, permitiendo la contratación de los más de mil empleados que la compañía pretende contratar entre los próximos tres y cinco años. En la actualidad son cuatrocientas las personas que trabajan en las oficinas de Amazon España, cifra que podría aumentar hasta las quinientas antes de que termine el año. En este momento cuentan con cincuenta y cinco puestos vacantes.

Además de los nuevos fichajes también se incorporarán a la nueva sede los más de sesenta ingenieros que trabajan en el Madrid Tech Hub en el complejo Azca, y que podrían llegar a ser cien en diciembre. En estas instalaciones se desarrollan nuevos servicios y funcionalidades tanto para Amazon Business como para las cinco webs que la empresa tiene en Europa.

Además por una cuestión de espacio, desde la compañía han explicado que esta decisión se basa en la creencia de que “trasladarnos a un edificio en el centro de la ciudad puede ayudar a atraer y captar talento”.

Amazon estrenó sede en España en 2012, y cuatro años más tarde emplea a unas 900 personas entre sus oficinas de Pozuelo y su centro logístico de San Fernando de Henares, que ahora mismo se está ampliando para alcanzar una superficie de 77.000 metros cuadrados. Además, hace un par de semanas la compañía anunció la apertura de un segundo centro logístico de 63.000 metros cuadrados en Barcelona, que previsiblemente comenzará a funcionar en otoño de 2017 y creará 1.500 nuevos puestos de trabajo de aquí a tres años.