Una bicicleta, un balón de fútbol y ordenadores nuevos para él y su hermano gemelo. Este es el destino que el finlandés de diez años planea darle a los diez mil dólares que ha recibido de Facebook a cambio de identificar un fallo en la seguridad de la red social de fotografía Instagram, propiedad de la compañía. A principios de año Jani descubrió un ‘agujero’ que le permitía borrar o modificar los comentarios que acompañan a las imágenes. “Podría haber eliminado a cualquiera, incluso los comentarios de Justin Bieber”, declaró el joven al diario finés Iltalehti.

Tras el hallazgo Jani envió un correo electrónico a Facebook alertándoles de este fallo que afectaba a su vulnerabilidad pero, para que no cupiese ninguna duda de su autenticidad, borró un mensaje que la propia compañía había publicado. Tras corregir el error Facebook informó al joven de que ya estaba arreglado y le ofreció un total de diez mil dólares como recompensa.

En 2011 Facebook presentó un programa de recompensas para los usuarios que ayudaran a identificar fallos en sus programas y plataformas, que hasta el momento ha supuesto un desembolso para la compañía de 4,3 millones de dólares a unas ochocientas personas. Sin embargo, la suma que ha recibido el joven Jani es cinco veces superior al promedio pagado a otros ‘hackers’ desde que se introdujo esta iniciativa hace cinco años.