Mientras que menos del 6% de la población de China tiene un pasaporte, el número de ciudadanos chinos que viajan es cada vez mayor. De acuerdo con la Organización Mundial del Turismo, esto es, en parte, a un aumento de la renta disponible y a la apreciación de la moneda, así como a la reciente flexibilización de las restricciones de los viajes al extranjero.

Mientras que los turistas chinos pueden ser los que más gastan en el extranjero -representan el 13% de los ingresos por turismo a nivel mundial- el turismo receptor está luchando, con números que caen en 2014. Algunos han confirmado que esto se debe a los problemas de contaminación, el hecho de que el país es cada vez más caro para los visitantes y un proceso de visa compleja.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11365]