España es el segundo mercado para la empresa tan sólo por detrás de Francia en términos y de tradición, aunque no en tamaño, tal y como ha indicado Rodríguez. En efecto, BlaBlaCar cuenta en nuestro país con la nada desdeñable cifra de 2,5 millones de usuarios sobre un total mundial de 25 millones de personas.

Además es el único país de las 22 en las que está presente donde la compañía se ha topado con problemas judiciales: la demanda por parte de la Confederación de Transporte en Autobús (Confebus), que acusa a los usuarios de la red social de hacer uso de transporte profesional sin licencia, a BlaBlaCar de intermediar en esa actividad y achaca a su existencia un descenso del 20% de la actividad de los autobuses en los últimos cinco años. No obstante, Jaime Rodríguez señala que no se trata de una actividad profesional, sino tan sólo de una forma de compartir gastos “como se ha hecho toda la vida con los amigos”.

Pese a su innegable y meteórico éxito, BlaBlaCar continúa sin ser rentable como empresa a nivel global, ya que se encuentra centrada en su implantación en varios países al mismo tiempo, así como en el crecimiento de mercados nuevos y emergentes como Brasil, México o India.