Aunque no pasa por su mejor momento, la compañía tecnológica no ha escatimado en gastos a la hora de proteger la su CEO y a la familia de esta. Después de recibir una amenaza seria y creíble, según considera la empresa, Yahoo decidió aumentar los servicios de seguridad de Marissa Mayer y sus allegados.

En el 2015, la compañía pagó un total de 544.061 dólares por la seguridad de la CEO y su familia, una gran suma de dinero en comparación con los 23.000 dólares invertidos en el mismo fin durante el año 2014.

Según recoge CNN Money, Yahoo ha asegurado que proporciona seguridad a Marissa Meyer tanto dentro de las instalaciones de la compañía como durante los viajes y desplazamientos de negocios. Además, la empresa considera que “es un gasto especialmente razonable” teniendo en cuenta que la CEO no pide a la compañía que le pague el jet privado que utiliza para realizar dichos desplazamientos profesionales.

El gasto se ha hecho público tras ver la luz recientemente un documento regulador de la empresa, ya que la SEC (U.S. Securities and Exchange Commission) exige a las empresas registrar los gastos en seguridad que pagan por sus ejecutivos. Como en la mayor parte de las empresas, Yahoo y asegura que este gasto en seguridad está revisado por su comité de compensación y considera que es un gasto “necesario y para beneficio de la empresa”, no considerándolo una gratificación ejecutiva, según recoge también CNN Money.

Lo que gastan otras empresas

El gasto de Yahoo en la seguridad de Marissa Mayer parece elevado, sin embargo no es mucho más alto ni descabellado en comparación con el de otros compañeros de profesión con cargos del mismo rango dentro de sus empresas.

En 2015, Apple pagó 209.151 dólares por la seguridad de Tim Cook. Alphabet pagó 303.142 dólares por la de su presidente Eric Schmidt y Mark Zuckerberg recibió de Facebook 610.454 dólares para los seguros de los aviones que utiliza para hacer viajes de negocios. Oracle, por su parte, gasta 1.500 millones de dólares en garantizar la seguridad de su presidente, Larry Ellison, incluida la seguridad de su propia casa.