Así, una cuarta parte de los usuarios europeos de Internet sufrió durante el año pasado algún problema relacionado con la seguridad en Internet. Los más comunes se relacionan con la aparición de virus en los dispositivos, el abuso de datos personales y pérdidas financieras.

De acuerdo con los resultados arrojados por el estudio de Eurostat, los países comunitarios que se han visto menos afectados por estos problemas de seguridad internauta en 2015 fueron República Checa (10%), Países Bajos (11%), Eslovaquia (13%) e Irlanda (14%).

En la otra cara de la moneda, los países cuyos usuarios han sido víctimas de más ciberataques son Croacia el pasado año fueron Croacia (42%), Hungría (39%), Portugal (36%), Malta (34%) y Francia (33%). España se sitúa por encima de la media europea, ya que un 30% de sus usuarios experimentaron alguno de estos problemas.

Eurostat ha advertido, además, que este tipo de brechas en la seguridad de internet conducen a uno de cada cinco usuarios europeos a abstenerse de realizar compras online (19%) o utilizar servicios bancarios en línea (18%), y el 13% se muestra reacio a conectarse a Internet desde su teléfono móvil, Tablet o portátil a través de una red inalámbrica distinta a la de su hogar.