En España el 27,6% de la población tiene un título universitario. De ese porcentaje, el 81,6% son activos, es decir, se encuentran trabajando o en búsqueda de empleo. Sin embargo, uno de cada tres debe estar preguntándose si de verdad merecieron la pena todos esos años de sacrificio si, de todos modos, han terminado en puesto que no es acorde a su nivel de estudios y que, por tanto, tal vez habrían obtenido de todos modos.

Por comunidades Autónomas la tasa de “sobreeducación”, es decir, contratos firmados con graduados universitarios para desempeñar tareas que no se corresponden con su nivel de estudios es la siguiente:

1. Castilla y León: 44,7%
2. La Rioja: 39,9%
3. Aragón: 39,9%
4. Canarias: 37,7%
5. País Vasco: 36,8%
6. Cantabria: 35,8%
7. Andalucía: 35,6%
8. Baleares: 35,5%
9. Galicia: 34,9%
10. Murcia: 34,8%
11. Extremadura: 34,4%
12. Comunidad Valenciana: 33,6%
13. Asturias: 33,5%
14. Madrid: 33,4%
15. Castilla – La Mancha: 32,7%
16. Cataluña: 25,7%
17. Navarra: 25,5%