La Comisión Europea ha aprobado este lunes una modificación del régimen español de ayudas estatales, incluido un aumento presupuestario de 5.610 millones de euros, para compensar a las empresas de gran consumo energético por los costes indirectos de emisión.

En concreto, este régimen está destinado a compensar parcialmente a determinadas empresas de gran consumo energético por el aumento de los precios de la electricidad resultante del impacto de los precios del carbono en los costes de la electricidad –los denominados «costes indirectos de emisión»– en el marco del Régimen Comunitario de Comercio de Derechos de Emisión.

La compensación se concede a las empresas que reúnan los requisitos necesarios mediante un reembolso parcial de los costes indirectos de emisión soportados entre 2021 y 2030. La compensación se concede por los costes indirectos de emisión incurridos en el año anterior, y el pago final se efectuará en 2031.

Junto al aumento del presupuesto de 5.610 millones de euros, lo que lleva a un presupuesto global de 8.510 millones de euros para compensar los costes de 2022 a 2030, España ha presentado también la introducción de un requisito adicional para acceder a subvenciones, según el cual los beneficiarios de ayudas superiores a 30.000 euros deben pagar a sus proveedores en un plazo máximo de 60 días, de acuerdo con las normas nacionales.

La Comisión evaluó el régimen modificado con arreglo a las normas sobre ayudas estatales de la UE y, en particular, a las directrices sobre determinadas medidas de ayuda estatal en el contexto del régimen de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero después de 2021.

Bruselas considera que el régimen modificado sigue siendo necesario y adecuado para ayudar a las empresas con gran consumo de energía a hacer frente al aumento de los precios de la electricidad y evitar que las empresas se deslocalicen a países fuera de la UE con políticas climáticas menos ambiciosas, lo que daría lugar a un aumento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Asimismo, el Ejecutivo comunitario considera que el régimen modificado sigue cumpliendo los requisitos establecidos en las directrices sobre ayudas estatales en el marco del RCDE, además de concluir que la ayuda concedida sigue limitándose al mínimo necesario y que no tendrá efectos negativos indebidos sobre la competencia y el comercio en la UE.