Virgin Atlantic ha recibido la aprobación de la Autoridad de Aviación Civil de Reino Unido para volar entre los aeropuertos Londres Heathrow y Nueva York-JFK utilizando solo combustible de aviación sostenible (SAF, por sus siglas en inglés).

El vuelo se producirá el próximo 28 de noviembre y será el primero de largo radio que se opere totalmente propulsado por este tipo de combustible.

Desde la agencia de calificación crediticia DBRS Morningstar consideran que este vuelo representa un «hito importante» en la carrera por la transición de la industria aérea y demostraría la viabilidad de estas nuevas tecnologías.

No obstante, recuerdan que utilizar un 100% de SAF en el sector de manera generalizada «tardará años» ya que «sigue habiendo obstáculos». Por un lado están las cuestiones tecnológicas relativas a si será necesario modificar las propiedades actuales de SAF o de los aviones.

Además, también es probable que sea necesario mejorar la infraestructura de combustible adaptada al SAF, el mayor coste de este suministro y los cuellos de botella en la producción.

Desde la agencia estiman que el SAF desempeñará «un papel importante en la estrategia del sector para lograr la descarbonización a largo plazo», pero su impacto en sobre la situación crediticia de las aerolíneas dependerá de cómo evolucione la situación. Si la transición es «gradual» y los sectores de la aviación y la energía invierten en su producción y en reducir costes, «es probable que el impacto en las aerolíneas sea manejable».