Economía

Los españoles gastaron un 11,3% más en julio en la cesta de la compra, según NIQ

Las ventas totales de bienes de consumo en las cestas de la compra españolas en julio se elevaron un 11,3% en valor respecto al mismo periodo del año precedente, mientras que el volumen experimentó un ligero ascenso del 0,8%, al tiempo que los precios registraron una subida del 10,4%, según los datos publicados por NIQ.

En concreto, la alimentación supuso un mes más el mayor desembolso para los hogares españoles, con un incremento en las ventas en valor del 13%, aunque también fue la categoría que mayor crecimiento de la demanda experimenta, con un aumento del 2,2% de las ventas en volumen.

Sin embargo, tanto droguería y perfumería, como bebidas registraron subidas más moderadas en las ventas en valor de un 10% y un 7,2%, respectivamente. Mientras que bebidas recorta su demanda en un 1,4%, droguería y perfumería incrementa sus ventas en volumen en un 1,8%.

Por lo que respecta a los precios, siguen registrando variaciones al alza frente a un año antes. Así, la alimentación incrementó su precio en un 10,5%, mientras que bebidas lo hizo en un 8,7% y droguería y perfumería fue un 8% superior, respecto a julio de 2022.

El comportamiento de julio en cuanto a los productos más inflacionistas se mantiene la tendencia, por lo que el azúcar continúa siendo el que más sube su precio respecto a un año antes, con un incremento del 34,6%, seguido de la parafarmacia de gran consumo, un 25,3% más; el arroz, un 24,1% más; las verduras congeladas, que se incrementan un 20,8%.

Mientras que la horchata, un producto típico del verano, registró una subida del 19,7%, seguida de los alimentos infantiles (+18,2%) o la protección solar, que registra un alza del 15,4%, el mismo porcentaje que experimenta el aceite que vuelve a entrar en las categorías que alcanzan mayor inflación.

Por su parte, los productos que registran menores crecimientos en su
precio promedio frente a julio de 2022, son el café que sube un 3,5%, los detergentes de la ropa, con un incremento del 2,9%; los platos preparados refrigerados, un 2,6% más; los frutos secos, un 1,7% más o el maquillaje, un 1,3% más.

El informe muestra que el tratamiento facial, además de bajar su precio sensiblemente, es el que más sube su demanda, con un 16,6% más en las ventas en volumen, debido al verano.

Por otro lado, a cierre de julio, la marca de distribuidor sigue al alza tras registrar un crecimiento del 16,7%, frente a la subida del 7,5% de las marcas de fabricante, mientras que las ventas en volumen se elevan en un 4,7% para la marca blanca, mientras que cae un 3,1% las de fabricante.