La cadena chilena de ‘retail’ Falabella ha registrado pérdidas por valor de 5.153 millones de pesos chilenos (5,5 millones de euros) en el primer semestre, frente a las ganancias netas de 178.740 millones de pesos (191,6 millones de euros) del mismo período del año anterior.

La facturación también se contrajo en los primeros seis meses del año en un 9,5% interanual, quedándose en los 5,4 billones de pesos chilenos (5.841 millones de euros). Esta caída se debe principalmente a un peor desempeño en el segmento de tiendas en Chile o Colombia, así como del negocio de mejoramiento del hogar en el primero.

Por segmentos de negocio de Falabella, la facturación no bancaria ha caído un 13% en el primer semestre, mientras que los ingresos bancarios crecieron un 11,8%. Asimismo, por mercados, la cifra de negocio se redujo en la mayoría de los países donde opera, salvo en México, donde el negocio de mejoramiento del hogar creció un 29,2% interanual.

A su vez, el resultado bruto de explotación (Ebitda) se redujo a la mitad (en un 50,1%), hasta situarse en los 267.692 millones de pesos chilenos (287 millones de euros). Por su parte, el resultado operacional sufrió una reducción del 85,8%, hasta los 45.610 millones de pesos chilenos (48,9 millones de euros).

El gerente general de Falabella, Gaston Bottazzini, ha destacado que la compañía está trabajando en «intensificar» los esfuerzos para recuperar la rentabilidad, en un contexto marcado por un consumo restringido y menores ingresos.