El Ibex 35 cotizaba con una caída del 0,3% en la media sesión, lo que le llevaba a situarse en los 9.237,8 enteros, todavía resistiendo en esta cota, aunque lejos de los 9.300 puntos que perdió ayer.

El selectivo ha iniciado la jornada mirando hacia China y Japón, con las Bolsas asiáticas en negativo después de conocerse que la inmobiliaria china Evergrande, acuciada por problemas desde hace años, se ha declarado en bancarrota en Estados Unidos. Ello, unido a los problemas de otra gran promotora china, Country Garden, está sembrando dudas sobre la economía del país ante la debilidad de su sector inmobiliario.

Además, hoy se ha conocido el IPC de Japón del mes de julio, que ha reflejado una moderación de su tasa interanual hasta el 3,1%, pero un repunte de la inflación subyacente de una décima, hasta el 4,3%, máximos desde 1981.

En Europa, la tasa de inflación interanual de la zona euro retrocedió dos décimas en julio en comparación con el mes anterior, alcanzando así el 5,3%, lo que supone el menor encarecimiento de los precios desde enero de 2022, según la segunda estimación de Eurostat, que mantiene. Sin embargo, la tasa subyacente se mantuvo estable en el en el 5,5%.

De esta forma, gran parte de los valores del Ibex 35 cotizaban en negativo, destacando IAG (-2,02%), ArcelorMittal (-1,80%), Aena (-1,54%), Merlin Propierties (-1,43%), Grifols (-1,40%) y Bankinter (-1,26%).

En el otro extremo, las subidas más pronunciadas se las llevaban Acciona Energía (+1,82%), Solaria (+1,59%), Redeia (+1,00%), Iberdrola (+0,90%) y Acciona (+0,80%).

Al igual que el Ibex 35, las principales Bolsas europeas también cotizaban en negativo: París perdía un 0,90%; Londres, un 0,83%; Milán, un 0,80%; y Fráncfort, un 0,74%.

En la media sesión del mercado bursátil, el precio del barril de petróleo de calidad Brent, referencia para el Viejo Continente, cedía un 0,40% hasta los 83,78 dólares, mientras que el Texas se situaba en 80,18 dólares, un 0,26% menos.

En el mercado de las divisas, la cotización del euro frente al dólar se mantenía en el entorno de los 1,0869 ‘billetes verdes’, en tanto que en el mercado de deuda el interés exigido al bono español a 10 años se relajaba hasta el 3,652% y la prima de riesgo se mantenía en los 105 puntos básicos.