Petrobras, como segundo accionista principal de Braskem (posee el 36,1% de su capital), ha reafirmado este lunes que está realizando el debido proceso de ‘due diligence’ (diligencias debidas) sobre la petroquímica para el posible ejercicio de derechos de etiqueta o de preferencia, en caso de que Novonor (la principal accionista de Braskem) venda sus acciones de la empresa.

En un comunicado, Petrobras ha defendido que este proceso se da de acuerdo con las reglas previstas en el acuerdo de accionistas firmado entre Petrobras y Novonor. Además, ha tildado este paso como «necesario» para el análisis y posible ejercicio de los derechos previstos en dicho acuerdo.

Por el momento, ni la dirección ejecutiva ni el consejo de administración de Petrobras han tomado una decisión sobre la desinversión o aumento de participación en Braskem. La compañía se mantiene a la espera de conocer si Novonor estaría dispuesta a vender su participación mayoritaria en Braskem, sobre la que ha recibido varias ofertas en los últimos meses.

El pasado 19 de mayo, Petrobras emitió un comunicado en el que informaba que había recibido una carta por parte de Adnoc y Apollo para informarle de su intención de adquirir esta participación mayoritaria. Novonor, que por el momento ha rechazado la compra, afirmó que estaba dispuesta a valorar la oferta y que cualquier acuerdo dependía también de la negociación con Petrobras.

En este sentido, la compañía ha aclarado que las decisiones sobre adquisiciones y desinversiones se basan en análisis y estudios técnicos cuidadosos, en cumplimiento de las prácticas de gobierno y los procedimientos internos aplicables.