Un total de 41 empresas han solicitado las ayudas destinadas a que pequeñas y medianas empresas (pymes) industriales lleven a cabo proyectos piloto para reducir la jornada laboral sin recortar los salarios de los trabajadores.

Esta convocatoria, pionera en España, se ha puesto en marcha desde el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, y su objetivo es el de contribuir a lanzar estos proyectos piloto para recopilar datos que permitan una evaluación «fiable y extrapolable» al conjunto de las pequeñas y medianas empresas del sector industrial.

El valor total de los gastos subvencionables solicitados por los 41 proyectos presentados asciende a 2,83 millones de euros y el total de trabajadores adscritos a estos proyectos piloto de reducción de jornada afecta a 503 personas, según ha informado el Ministerio de Industria.

Para el titular de esta cartera, Héctor Gómez, este primer programa piloto demuestra que las empresas están abiertas a una nueva forma de organizar sus jornadas, con reducciones del tiempo de trabajo sin afectar a los salarios y mejorando sus resultados empresariales. «Todos ganan, pymes y trabajadores», ha subrayado el ministro.

LA MAYORÍA, EN CATALUÑA

Las 41 solicitudes de pymes industriales para probar la semana laboral de 4 días provienen de las comunidades autónomas de Cataluña (11), Andalucía (6), Galicia (4), País Vasco (4), Asturias (3), Navarra (3), Canarias (3), Madrid (2), Cantabria (1), Castilla y León (1), Castilla-La Mancha (1), Extremadura (1) y Balears (1).

Durante el periodo de presentación de solicitudes se recibieron un total de 165 peticiones de información de entidades de diversos sectores.

«La diversidad y la calidad de las propuestas presentadas evidencian el talento y la creatividad de las pymes industriales interesadas, abarcando una amplia gama de sectores, como ingeniería, arquitectura, material y equipo eléctrico, caucho, farmacéuticos, textil y distribución y alimentación», apunta el Ministerio.

CINCO MESES PARA EVALUAR LOS PROYECTOS PRESENTADOS

Tras la finalización del plazo de presentación de solicitudes, se procederá a evaluar los proyectos presentados, que serán resueltos en un plazo máximo de cinco meses.

La dotación presupuestaria asignada a esta convocatoria es de 9,65 millones de euros, y el gasto se realizará con cargo al presupuesto de la Fundación Escuela de Organización Industrial (Fundación EOI).

La financiación total que se concederá en forma de subvención será, como máximo, del 90% sobre el presupuesto financiable, en función del número de trabajadores.

Las empresas de hasta 10 empleados podrán conseguir el 90% del gasto de personal soportado por la empresa como consecuencia de la reducción de la jornada durante el primer año; las de entre 11 y 52 personas tendrán una subvención del 80% y las de más de 53 trabajadores y menos de 249, del 75%.

El presupuesto para este proyecto piloto parte de un acuerdo alcanzado en 2021 entre el Gobierno y Más País, cuando los de Íñigo Errejón dieron su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2022 a cambio de que se incluyera una partida para estudiar la jornada laboral de 32 horas.

CONDICIONES PARA RECIBIR LAS AYUDAS

Los proyectos piloto deben reflejar una reducción de jornada mínima del 10% para un número de trabajadores determinado según el tamaño de la empresa, y con una duración mínima de dos años desde la fecha de resolución de concesión.

Una vez que las empresas impulsen estos proyectos piloto, se les darán estas ayudas directas de manera temporal por los costes asumidos por la empresa como consecuencia de la reducción de la jornada, así como por los costes de implementación de nuevas fórmulas organizativas y la formación que, a medio plazo, generen un incremento de la productividad.

Según la Orden del Gobierno, publicada el pasado mes de diciembre, el número de trabajadores participantes en el proyecto piloto deberá afectar como mínimo al 30% de la plantilla en empresas de hasta 20 trabajadores y al menos al 25% en las pymes con entre 21 y 249 trabajadores.

Para el cálculo del número de personas trabajadoras de una empresa o centro de trabajo, se tendrá en cuenta la plantilla total de la misma. A estos efectos, computarán todos los trabajadores de la empresa, cualquiera que sea su modalidad de contrato, incluidas las personas con contratos fijos-discontinuos y con contratos de duración determinada.

Cada trabajador con contrato a tiempo parcial se computará, con independencia del número de horas de trabajo, como una persona más. A este número de personas deberán sumarse los contratos de duración determinada, cualquiera que sea su modalidad.

Además, las pymes deberán garantizar que el número de mujeres participantes en el proyecto responda al porcentaje de distribución de género existente en la totalidad de la plantilla con contrato indefinido a tiempo completo, permitiéndose una desviación del 10%. No obstante, este porcentaje de mujeres participantes podrá ser superior, pero no inferior.