El Directorio del Banco Central de Reserva del Perú ha optado por mantener por cuarta ocasión consecutiva los tipos de interés en el 7,75%, aunque no descarta retomar el ciclo alcista en caso de un incremento de los precios.

El organismo central ha tomado esta decisión con arreglo al nivel de inflación en el país, que fue del 7,9% interanual en abril, la primera vez en el último año que se situó por debajo del 8%. Si bien, esta cifra sigue siendo elevada frente a la meta establecida por la entidad, a la que esperan llegar en el cuarto trimestre del año.

La última vez que el banco central incrementó su tasa de política monetaria fue en enero, cuando la inflación se encontraba en el 8,66% y, a causa de las protestas sociales, mostraba un repunte respecto al dato interanual de diciembre y una mayor resistencia a caer.

En aquella ocasión, la subida fue de 25 puntos básicos, frente a las reuniones previas en las que se había optado por subidas más agresivas de 75 puntos. En reiteradas ocasiones, el presidente del Banco Central de Reserva del Perú, Julio Velarde, ha expresado que se deben tomar las decisiones de forma serena, ya que reducir la cifra antes de tiempo podría tener peores efectos en el nivel de precios.

El retorno a la meta se dará, previsiblemente, debido a la moderación del efecto de los precios internacionales de alimentos y energía, a la reversión de choques de oferta en el sector agropecuario y a una reducción de las expectativas de inflación en el resto del año.

No obstante, el banco ha adelantado que estará «especialmente atento» a la nueva información referida a la inflación y sus determinantes, incluyendo la evolución de las expectativas de inflación y la actividad económica, para considerar modificaciones adicionales en la posición de la política monetaria», según ha expresado en un comunicado posterior a la reunión.