Los sindicatos con representación en la Inspección de Trabajo y Seguridad Social han convocado para mañana martes, 9 de mayo, un nuevo paro parcial en el organismo como parte de una segunda fase de movilizaciones, que concluirá con una huelga indefinida en el mes de junio, en protesta por la «caótica» situación de la Inspección, afectada por la falta de recursos.

CCOO, CIG, CSIF, Sitss, Sislass, UGT, UPIT y Usess, sindicatos convocantes de las protestas, denuncian que se ven «obligados» a iniciar esta segunda fase de movilizaciones ante las carencias del organismo y la «incompetencia» de su actual directora general, Carmen Collado, «que sólo parece capaz de encogerse de hombros cuando se le señalan las soluciones que deben adoptarse con urgencia», critican.

Los sindicatos llevan tiempo demandando al Gobierno que cumpla con el acuerdo que suscribió con ellos en julio de 2021 para reforzar e incrementar la plantilla de la Inspección.

Las organizaciones sindicales argumentan que la anterior Relación de Puestos de Trabajo de la Inspección data de hace más de 20 años, por lo que es necesario dar cumplimiento a la que se acordó con los sindicatos e incorporar de manera inmediata los 500 efectivos que se habían prometido de manera urgente y progresivamente el resto de personal comprometido.

La plantilla de la Inspección está compuesta por 3.000 efectivos, de los que 2.200 son inspectores y subinspectores y el resto, personal de estructura, que deben atender a 20 millones de afiliados a la Seguridad Social, 1,4 millones de empresas y 10 millones de pensionistas.

Las organizaciones sindicales afean a Trabajo que apele al diálogo social y no lo ejerza en la Inspección, «columna vertebral» del Ministerio.

«La incompetencia de la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, para garantizar una Inspección de Trabajo y Seguridad Social mínimamente robusta es palpable. Un acuerdo incumplido en su totalidad, un presupuesto desperdiciado que es incapaz de utilizar, ofertas de empleo que no se terminan de gestionar, son alguno de los elementos que demuestran el total abandono de nuestra Inspección de Trabajo», advierten los sindicatos.

Para la plataforma sindical, no tiene explicación el organismo esté sufriendo esta situación «salvo que la torpeza de quienes lo dirigen sea de tal envergadura que obligue a exigir responsabilidades por su dejadez y con ello, su inmediata dimisión».

A su juicio, resulta necesario que las riendas de la dirección de la Inspección y de la Secretaría de Estado de Empleo, ahora en manos de Joaquín Pérez Rey, las tomen otras personas «con mayor credibilidad y con mayor implicación en la defensa de las soluciones necesarias para los organismos que dirigen».

Los sindicatos de la Inspección detallarán mañana, en rueda de prensa, el calendario de movilizaciones de esta segunda fase, así como la denuncia que están preparando ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT).