Solaria obtuvo un beneficio neto de 24,95 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que representa un incremento del 22% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, informó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El importe neto de la cifra de negocios del grupo de renovables alcanzó los 37,86 millones de euros en el periodo de enero a marzo, con un crecimiento del 16% frente a los tres primeros meses de 2022.

Por su parte, el resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en los 40,05 millones de euros a cierre de marzo, cifra un 21% superior a la registrada hace un año.

Solaria indicó que este incremento en las magnitudes de su cuenta de resultados del primer trimestre se debió, principalmente, al cumplimiento de su plan de negocio, lo cual supone una mayor producción de energía debido a las nuevas plantas conectadas durante el ejercicio 2022 y 2023.

INVERSIONES.

La empresa realizó unas inversiones de 375 millones en los últimos 12 meses, de los cuales, 115 millones se han invertido en los primeros tres meses del año, lo que supone un 76% más que el mismo periodo del año anterior. La aceleración de las inversiones refleja una mejora en la ejecución de los proyectos.

En el primer trimestre de este año la producción de energía ha aumentado más del 50% llegando a alcanzar 332,7 gigavatios hora (GWh), gracias a la puesta en marcha de nuevas plantas

En este periodo, la compañía conectó a la red el primero de sus grandes proyectos, Cifuentes-Trillo, y obtuvo los permisos ambientales y autorizaciones administrativas para más de 4 gigavatios (GW) de proyectos, entre los que se encuentran los otros dos grandes proyectos del grupo, Garoña y Villaviciosa, cumpliendo con los hitos establecidos en el Real Decreto-ley 23/2020.

Además, consiguió nuevos puntos de conexión para la instalación de 330 megavatios (MW) fotovoltaicos en las provincias de Girona y Tarragona y obtuvo declaraciones de impacto ambiental (DIAs) favorables para 375 MW de las plantas Casal de Valeira y Vale Pequeno ubicadas en Portugal.

La consecución de estos permisos ambientales, sumada a las plantas de 63 MW ya en funcionamiento en Portugal, le permitirá alcanzar el objetivo de 500 MW para 2025 en el país luso.

Asimismo, Solaria cerró un acuerdo con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) que cubre el 50% de la financiación necesaria para el desarrollo y ejecución de todos los proyectos.

El plan estratégico de Solaria tiene como objetivo alcanzar 3.083 MW en operación y construcción para el verano de 2024, lo que supone duplicar su capacidad en tan solo 18 meses.