El Gobierno de México ha señalado que la relocalización de las cadenas de producción en el país es ya «una realidad» y ha mostrado su confianza en que esta tendencia se consolide.

Así lo ha asegurado el secretario de Hacienda de México, Rogelio Ramírez, durante su intervención en la inauguración de la Convención Bancaria, en la que ha puesto de ejemplo el proyecto de Tesla en Nueva León como evidencia de la «profundización» de la integración económica con los socios comerciales de Norteamérica.

De cara a los próximos años, Ramírez ha enfatizado que estas inversiones tienen el potencial de elevar el PIB hasta en 1,2 puntos porcentuales, por lo que ha abogado por realizar esfuerzos conjuntos entre el sector público y el privado.

Al respecto, el secretario ha sostenido que esta relocalización obliga a México a revisar las políticas públicas y privadas de desarrollo productivo. «Es necesaria una diversificación del perfil productivo de nuestra industria y la llegada de inversiones estratégicas a nuestro país», ha apuntado.

Además, entre los objetivos del Gobierno está incluir a la regiones del sur del país en los procesos de relocalización de las cadenas de producción, lo que pasa por una rehabilitación y modernización de las infraestructuras con las que cuenta el país.