La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha confirmado que el Ejecutivo está «estudiando» una «mejora» en el bono social térmico para «evitar» que se beneficien de él «personas que no lo precisan y tienen ausencia de ética».

«Estamos estudiando la posibilidad de mejorar esa convocatoria para evitar que personas que no lo precisen y tienen ausencia de ética, a la hora de acogerse a unas ayudas que seguramente otras familias la precisen mucho más, hagan ese ejercicio», ha puntualizado Rodríguez, este jueves, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario para aprobar la segunda fase de la reforma de las pensiones.

Rodríguez ha afeado que familias con «rentas extraordinarias» y con una determinada «concepción ideológica de lo que significan las ayudas públicas y el Estado del bienestar, al mismo tiempo que están rechazando esos modelos, estén aprovechándose de lo que estarían aprovechando de manera más necesaria otras familias».

En todo caso, la portavoz del Gobierno ha puntualizado que, cuando se han reunido con las asociaciones que representan a las familias numerosas en España, han tenido una «especial sensibilidad» y han «valorado» sus demandas sobre ayudas públicas «para abordar una mayor natalidad en el país».

Así se ha pronunciado después de que este miércoles se conociera que el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, se beneficia del bono social térmico por ser familia numerosa. Posteriormente, se supo que también lo percibe el marido de la portavoz de Más Madrid en la Asamblea, Mónica García.