El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, se ha mostrado este jueves favorable a retirar la prestación por desempleo y otros subsidios públicos a las personas paradas que rechacen ofertas de trabajo y hayan recibido formación para ello, como ha expuesto en un encuentro informativo de ‘El Mundo’.

«Una persona que rechaza una oferta de trabajo, ofreciéndole formación y teniendo cualidades y cualificaciones para poder hacerlo, desde luego es una persona que si está recibiendo un subsidio público, ya sea de desempleo o Ingreso Mínimo Vital (IMV), el país debe plantearse si debe seguir cobrándolo o no», ha comentado el líder de UGT.

Dicho esto, Álvarez ha admitido que «no es normal» que el secretario general de un sindicato se posicione de esa manera, pero lo piensa «sinceramente».

El secretario general de UGT también considera que es a los más de 3 millones de parados que hay en España a los que hay que ofrecerles las vacantes de empleo en lugar de recurrir a las contrataciones en origen.

En este sentido, ha indicado que el sector de la construcción es el más interesado en contratar a trabajadores extranjeros, ya que alegan que en España no encuentran personas para desempeñar esas funciones.

Álvarez se ha opuesto a esta afirmación y ha pedido a los empresarios que acudan a los más de tres millones de desempleados del país y a las cerca de 300.000 personas sin papeles antes de contratar fuera. «Las especialidades que se piden son especialidades que están en nuestro país», ha asegurado.

En su opinión, el problema en España es que las ofertas de trabajo no llegan a los demandantes de empleo. A eso se suma que no existe «orientación en los servicios de empleo» para formar a los desempleados en las especialidades que serán necesarias.

«En lugar de ir a buscar personas a cualquier país que en estos momento están viviendo felices y no tienen perspectivas de salir, me parece más productivo coger a personas que estén en desempleo y las formemos», ha concluido.