El coste por hora trabajada aumentó un 3,6% en el cuarto trimestre del año respecto al mismo periodo de 2021, su mayor alza desde la llegada del Covid, en el segundo trimestre de 2020, según los datos provisionales del Índice de Coste Laboral Armonizado (ICLA) publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con el repunte del periodo octubre-diciembre, que amplía en una décima el experimentado en el trimestre anterior, el coste laboral encadena seis trimestres de alzas interanuales.

Por componentes, el coste salarial se incrementó en el cuarto trimestre del año pasado un 4,1% en relación al mismo trimestre de 2021, su mayor aumento desde el segundo trimestre de 2020, en tanto que los otros costes subieron un 2,2%. El coste laboral, excluyendo pagos extraordinarios y atrasos, creció un 3,2% interanual en el último tramo de 2022.

Eliminando los efectos estacionales y de calendario, el coste laboral por hora trabajada avanzó un 3,3% en el cuarto trimestre de 2022 en relación al mismo periodo de 2021, tasa que supera en cuatro décimas la del trimestre anterior y que es la más elevada desde la llegada del Covid.

Con este repunte, se encadenan también seis trimestres de tasas positivas en la serie corregida.

En tasa trimestral (cuarto trimestre de 2022 sobre tercer trimestre del mismo año), el coste laboral por hora trabajada se disparó un 1,2% en la serie corregida de efectos estacionales y de calendario, cinco décimas más que en el trimestre anterior y su mayor alza desde finales de 2020. Con esta subida también se acumulan ya seis trimestres de alzas trimestrales.

Sin tener en cuenta el ajuste estacional y de calendario, el coste laboral subió un 3,5% entre octubre y diciembre debido, fundamentalmente, al mayor peso de los pagos extraordinarios respecto al trimestre anterior.

((HABRÁ AMPLIACIÓN))