El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, ha pedido al Gobierno español una «reflexión sincera» sobre la decisión de Ferrovial de trasladar su sede social de España a Países Bajos para buscar soluciones ante un posible efecto cascada que pueda generar entre otras compañías españolas.

Lo ha dicho este viernes en declaraciones a los periodistas tras un coloquio organizado por la patronal y PwC bajo el título ‘Retos energéticos en un entorno incierto’ y en el que también han participado el presidente de Naturgy, Francisco Reynés, y el socio responsable de la consultora en Cataluña y Andorra, Ignacio Marull.

«Entiendo que estamos en una economía de mercado liberal», ha asegurado Sánchez Llibre, y ha añadido que «todo el mundo tiene el derecho y la libertad de tomar las decisiones que van en la mejor dirección que consideren sus accionistas e inversores».

El presidente de la patronal ha recordado que la entidad quiere que vuelvan a Cataluña las empresas que decidieron trasladar su sede social a otras comunidades como Madrid, Valencia o Baleares, y ha reiterado que es necesario pensar medidas para evitar que se produzcan más traslados.

Ha apuntado que los empresarios buscan seguridad jurídica, calidad de la norma jurídica y confianza y que, si no se producen estos tres puntos, «la gente toma decisiones».

Asimismo, Sánchez Llibre ha negado que la decisión de Ferrovial tenga que generar una situación de alarma: «No tenemos que darle más importancia».