Funcas ha revisado al alza sus previsiones de inflación para 2023 tras los datos de enero y la evolución del petróleo y de los futuros del gas, de forma que ahora estima que la inflación media anual será del 4,2%, cuatro décimas por encima de su proyección anterior.

En el caso de la inflación subyacente, Funcas ha elevado seis décimas su previsión, desde una media anual del 5,6% a una tasa del 6,2%.

De cara al final del ejercicio, la entidad estima que el IPC interanual de diciembre será del 5,5%, superior a la media anual esperada del 4,2%, «debido a que a lo largo del año van a actuar efectos escalón, favorables en los meses centrales del año y desfavorables en los meses finales».

Respecto a los datos de enero publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que ha situado el IPC interanual en el 5,9% y la inflación subyacente en el 7,5%, Funcas ha señalado que el repunte de esta última procede de «todos» sus componentes.

«Pese a la bajada de los costes energéticos y de otros como los alimentos afectados por la rebaja del IVA, la transmisión de los ascensos anteriores puede no haberse completado, al mismo tiempo que las subidas de diferentes componentes se alimentan entre sí, convirtiendo la inflación en un fenómeno más persistente», ha explicado María Jesús Fernández, economista senior de Funcas.