La perspectiva de una recesión suave combinada con las expectativas de que la menor presión de los precios de la energía haya comenzado un proceso de desinflación ha impulsado una relajación de las condiciones de financiación y el rebote de las bolsas, según señala el Fondo Monetario Internacional (FMI), que insta a los bancos centrales a no dejarse llevar por el optimismo del mercado y actúen sin demora para controlar la inflación.

En un artículo, los economistas de la institución internacional Tobias Adrian, Christopher Erceg, Fabio Natalucci advierten de que, si bien la inflación ha disminuido y la tasa subyacente ha retrocedido levemente en algunos países, «ambas siguen siendo demasiado altas».

«Aunque esto puede hacer que sea tentador concluir que la política monetaria se está volviendo demasiado restrictiva y está a punto de causar una contracción económica innecesaria, los inversores pueden ser demasiado optimistas sobre el progreso en la desinflación», alertan.

En este sentido, señalan que las esperanzas de desinflación han ido acompañadas de expectativas crecientes de que los bancos centrales no solo dejarán de endurecer la política, sino que pronto también bajarán los tipos con bastante rapidez.

De este modo, defienden que los bancos centrales deben mostrarse decididos en su lucha contra la inflación y asegurarse de que la política monetaria se mantenga lo suficientemente restrictiva como para que la inflación vuelva al objetivo de manera duradera.

«Los bancos centrales deben comunicar la probable necesidad de mantener las tasas de interés más altas durante más tiempo hasta que haya evidencia de que la inflación, incluidos los salarios y los precios de los servicios, ha regresado de manera sostenible al objetivo», recomiendan.

Asimismo, advierten de que es probable que se enfrenten a presiones para flexibilizar la política monetaria a medida que aumente el desempleo y la inflación siga cayendo.

«Por lo tanto, es fundamental que las autoridades se mantengan resueltas y se concentren en llevar la inflación de regreso a la meta sin demora», concluyen.