El secretario general de CC.OO., Unai Sordo, y el de UGT, Pepe Álvarez, han calificado como «importante» el acuerdo sobre el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en 1.080 euros para 2023, alcanzado este martes con el Gobierno y con la ausencia de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), a la que han reprochado su falta de responsabilidad.

Los negociadores de los sindicatos y el Ministerio de Trabajo y Economía Social mantuvieron una reunión esta mañana, a la que siguió una posterior entre la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, junto con Sordo y Álvarez. No obstante, el encargado de anunciar la subida ha sido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Senado.

En una rueda de prensa en el Ministerio de Trabajo y Economía Social, Sordo y Álvarez han admitido que ha sido una «reunión maratoniana», que ha concluido con el acuerdo de subir el SMI a 1.080 euros en 14 pagas.

«Creo sinceramente que es una subida que va a permitir que los más de 2,5 millones de trabajadores a los que va a afectar esta subida tengan un incremento que les permita mantener el poder adquisitivo», ha apuntado Álvarez.

El secretario general de UGT ha insistido en que esta incremento salarial va «directamente a la vena de los trabajadores que menos tienen» y se destinará al consumo y no al ahorro.

Sordo, por su parte, se ha referido al acuerdo de este martes como «histórico», ya que en cinco años se ha logrado incrementar el SMI «en el entorno del 52%».

«Es una medida muy importante que consolida un compromiso que el Gobierno adquirió con las organizaciones sindicales y que ha cumplido de una forma fidedigna y que nos parece muy importante», ha expresado el secretario general de CC.OO.

Sordo ha coincidido con Álvarez en que este incremento del SMI permitirá a sus perceptores mantener el poder adquisitivo y responder a una inflación que fue «muy alta» en 2022 y que ha iniciado este año «moderada pero alta».

«Esto es para mejorar la vida de la gente. Esta mejora salarial va en su totalidad al consumo, a cubrir los gastos básicos de las familias más deterioradas de España», ha añadido el líder de CC.OO.

Los sindicatos han indicado que el aumento del SMI también ayudará a reducir la brecha salarial entre hombres y mujeres, ya que las principales beneficiadas serán las trabajadores, además de los jóvenes.

Para CC.OO., el perfil del receptor del SMI se corresponde con una mujer de entre 16 y 34 años, con contrato temporal y trabajadora del sector agroalimentario y de los servicios. Por comunidades autónomas, se verán más beneficiadas Extremadura, Murcia, Canarias, Andalucía y Galicia.

Fuentes del Ministerio de Trabajo consultadas por Europa Press han explicado que la mejora del SMI deberá pasar primero el trámite de consulta pública, que llevará unas dos semanas, por lo que su aprobación en Consejo de Ministros se espera a partir del 14 de febrero.

No obstante, desde la cartera que dirige Yolanda Díaz han insistido en que tendrá aplicación con carácter retroactivo.

AVANZA EN LA SENDA DEL 60% DEL SALARIO MEDIO ESPAÑOL

Los sindicatos y el Gobierno han fijado una subida del 8% para el SMI, hasta los 1.080 euros en 14 pagas. Esta cifra se encuentra ligeramente por debajo del 8,2% del máximo de la horquilla propuesta por la Comisión de Expertos. El mínimo estaba en el 4,6%, según los cálculos recogidos en su informe.

Pese a esa diferencia de dos euros, CC.OO. y UGT se han felicitado por el logro. No obstante, Álvarez ha indicado que los 1.080 euros en los que se situará el SMI todavía no equivale al 60% del salario medio español.

«Para UGT, este acuerdo nos sitúa en la senda, pero tampoco consigue el objetivo del 60% del salario medio, porque el informe de los expertos ha hecho proyección del 2022 y este es el SMI del 2023», ha explicado Álvarez, que también ha propuesto profundizar en esta fórmula en el futuro para seguir manteniendo el SMI en el 60% del salario medio cada año.

Respecto a una posible revisión del SMI a mitad de año, los sindicatos han asegurado que esta cuestión no se ha tratado en las negociaciones, aunque han dejado abierta la posibilidad de hacerlo en unos meses en función de la evolución de los precios. Hace unas semanas, la ministra de Trabajo también se mostró partidaria de esta opción.

RELACIONES «DETERIORADAS» CON LA CEOE, PERO NO ROTAS

La subida del SMI ha salido adelante con el visto bueno del Gobierno y los sindicatos. La CEOE no acudió a la primera reunión, celebrada el pasado 21 de diciembre, aunque remitió un documento por escrito con su propuesta, en la que planteaba una subida del 4%, y una revisión del SMI en el sector agroganadero y en los contratos de las empresas con las Administraciones Públicas.

Los empresarios tampoco han asistido a los encuentros de este martes, ante la falta de respuesta a sus planteamientos, como ha explicado el presidente de la patronal, Antonio Garamendi.

CC.OO. y UGT han reprochado la actitud de la CEOE en las negociaciones del SMI y su ausencia tanto este martes como el 21 de diciembre.

«Desde nuestras perspectiva, la no presencia de la CEOE en la reunión nos produce tristeza. Más allá del acuerdo o el desacuerdo todos tenemos la obligación de cumplir con nuestros deberes con los ciudadanos», ha comentado Álvarez.

Desde CC.OO., Sordo ha recordado a Garamendi que, en 2020, los agentes sociales pactaron un acuerdo para que ningún convenio colectivo tuviera salarios por debajo de los 14.000 euros al año.

«Imagino que saldrán despotricando, (…) si hubieran subido como pactamos, no sería tan importante la cuantía del SMI», ha advertido a los empresarios.

A pesar de las críticas, los sindicatos se han mostrado dispuestos a seguir negociando con la CEOE en el resto de mesas abiertas y, en particular, han emplazado a los empresarios a seguir negociando el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC).

«Nuestra apuesta sigue siendo recuperar el papel y la vigencia de los marcos de concertación social. El AENC creo que es más importante que nunca, que la CEOE sea corresponsable del momento que vive le país (…). No damos por rotas las relaciones, ni particularmente deterioradas, solo reprochamos la decisión que han tomado, que no nos parece de recibo», ha dicho Sordo, en alusión a la ausencia de la CEOE en las conversaciones del SMI.

Álvarez también ha manifestado su disposición a recuperar el diálogo del AENC, «esta misma noche, si quiera la CEOE». El secretario general de UGT ha recalcado que es importante llegar a un AENC para repartir la riqueza a través de los salarios, en un momento en el que «los excedentes empresariales están creciendo y los dividendos parecen que no tienen fin».