La Seguridad Social ganó una media de 190.913 afiliados extranjeros en 2022, un 8,4% más que en 2021, con lo que el año se cerró con 2.460.719 trabajadores inmigrantes inscritos en el sistema, nuevo máximo a cierre de un ejercicio, según ha informado este martes el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

A esta cifra de 2,46 millones de ocupados se llegó despúes de que la Seguridad Social perdiera en diciembre 3.933 afiliados extranjeros respecto al mes anterior, encadenando así su segundo descenso mensual consecutivo tras el de noviembre, mes en el que perdió 5.720 cotizantes foráneos.

Del total de extranjeros afiliados a cierre del año pasado, 826.806 procedían de países de la UE (33,6%) y 1.633.913, de terceros países (66,4%). Los grupos de ocupados extranjeros más numerosos son los trabajadores procedentes de Rumanía (330.857), Marruecos (305.428), Italia (158.635), Colombia (127.891) y Venezuela (125.201).

Además, el sistema cuenta con 60.676 afiliados procedentes de Ucrania, 13.417 más que en enero de 2022, antes del inicio de la guerra emprendida en el país por Rusia.

En términos desestacionalizados, la afiliación de extranjeros a la Seguridad Social subió en 2022 en 194.013 cotizantes, hasta un total de 2.500.677 ocupados, 311.256 más que antes de la llegada de la pandemia, en febrero de 2020.

(((HABRÁ AMPLIACIÓN)))