El Ibex 35 ha iniciado la sesión de este miércoles con un avance cercano al 0,6%, que ha llevado al selectivo a conquistar los 8.400 puntos tras quedarse ayer al borde de esta cota.

En concreto, el selectivo ha despertado en los 8.444 enteros, en una jornada en la que los inversores estarán pendientes de nuevos datos macro, como el IPC de Francia, y de las actas de la última reunión de la Reserva Federal Estadounidense (Fed), que se publicarán tras el cierre de los mercados europeos.

De momento, ya se ha conocido uno de los datos macro esperados para la jornada de este miércoles: los precios de importaciones y exportaciones de Alemania.

Según los datos publicados por la Oficina Federal de Estadística de Alemania (Destatis), el índice de precios de importación del país germano registró el pasado mes de noviembre una bajada récord del 4,5% respecto del mes anterior, acumulando así tres meses consecutivos a la baja, mientras que las exportaciones se abarataron un 0,5%.

En comparación con el mismo mes de 2021, el coste de las importaciones de Alemania moderó su incremento al 14,5% desde el 23,5% de octubre y el 29,8% de septiembre, después de haber llegado a subir un 32,7% en agosto, cuando marcó su mayor incremento interanual desde 1974.

En los primeros compases de la sesión de este miércoles y dentro del Ibex 35, BBVA lideraba los ascensos del selectivo, con un avance del 1,38%, seguido de Inditex y Grifols, que se revalorizaban un 1,22%, y de Santander (+0,75%) e Iberdrola (+0,68%).

Entre los escasos descensos que se registraban en la apertura del mercado destacan los de Repsol (-1,2%) y Amadeus (-0,46%).

Las principales plazas europeas también abrían la jornada al alza: París y Francfort subían un 0,6% y Londres ganaba un 0,3%.

El precio del barril de petróleo de calidad Brent, referencia para el Viejo Continente, se situaba en la apertura de los mercados en los 81,47 dolares, con un descenso del 0,7%, mientras que el Texas cotizaba a 76,27 dólares, con un retroceso del 0,8%.

En el mercado de divisas, el euro escalaba posiciones frente al dólar y se intercambiaba a 1,0602 ‘billetes verdes’, mientras que en el mercado de deuda, la prima de riesgo española rondaba los 105 puntos básicos, con el interés exigido al bono a diez años en el 3,352%.