La empresa nacional de ferrocarriles de Egipto ENR ha comenzado esta semana la operación comercial de los trenes Intercity construidos por Talgo en España a través de un contrato valorado en 160 millones de euros, que también incluye su mantenimiento durante ocho años en un taller de la empresa recientemente construido en este país.

Los trenes Talgo pertenecientes a la plataforma Intercity, con la que la compañía consiguió recientemente contratos en países como Alemania y Dinamarca, son una pieza clave para el proceso de modernización del sistema ferroviario emprendido por el gobierno egipcio y que conectarán la capital, El Cairo, y la ciudad de Alejandría.

El contrato ha supuesto el suministro de seis unidades de tren con una velocidad comercial máxima de 160 kilómetros por hora y 490 plazas, según ha informado la compañía española en un comunicado.

Cada unidad se compone por una locomotora y quince coches remolcados, cinco de ellos para primera clase, ocho de segunda clase, uno mixto con cafetería y plazas para personas con movilidad reducida, y un coche técnico.

Fabricados en la factoría que Talgo tiene en Álava (País Vasco), y diseñados sobre la experiencia de Talgo en la línea Meca-Medina (Arabia Saudí), estos trenes Intercity cuentan con sistemas de climatización redundantes de alta potencia, y han sido certificados para operar hasta los 50 grados.

A este primer contrato se le sumó el pasado mes de agosto un segundo para la fabricación de otros siete trenes de pasajeros, en este caso destinados a servicios nocturnos y con un importe aproximado de 280 millones de euros.

Ese nuevo proyecto de trenes nocturnos incluirá la construcción de las nuevas unidades en las plantas de Álava (Rivabellosa) y Madrid (Las Matas), así como su mantenimiento en las instalaciones que Talgo tiene ya en Egipto, durante un periodo de 15 años.