Grupo IFA, que cuenta con asociados como Ahorramás, Dinosol Supermercados, Gadisa Retail o Supermercados Dani, entre otros, ha reafirmado su apuesta por implementar medidas e iniciativas encaminadas a desarrollar su negocio de manera sostenible tanto a nivel ambiental como social, según ha informado en un comunicado.

En concreto, Grupo IFA, según un reciente informe sobre el impacto de la compañía en España elaborado por KPMG, durante los últimos años, ha impulsado iniciativas para la contribución al desarrollo de la sociedad, con una inversión total de 11 millones de euros, y aporta soluciones para seguir luchando contra el cambio climático, obteniendo resultados como la reducción de un 26% de sus emisiones de carbono o el incremento del uso de energía procedente de fuentes renovables que ya supone el 23% del total.

«Nuestro compromiso no solo se materializa en términos de actividad económica, ya que apostamos por mantener relaciones sólidas y a largo plazo con nuestros diferentes proveedores, por colaborar con entidades de referencia como Gasol Foundation para impulsar hábitos de vida saludables entre la población y por implementar múltiples iniciativas encaminadas a generar un impacto social y ambiental positivo en aquellos entornos en los que estamos presentes», ha explicado el director general de Grupo IFA y presidente de EuroCommerce, Juan Manuel Morales.

Morales ha subrayado el «papel clave» que juega la distribución en el actual contexto socieconómico. «Y es que no solo debemos enfrentarnos a una serie de importantes retos como sector, sino que también debemos seguir estando del lado del consumidor, ofreciendo productos de cercanía, saludables y generando valor real a la sociedad», ha indicado.

De esta forma, Grupo IFA ha destacado que contribuye a vertebrar la geografía española y trabaja para facilitar la vida de las personas, especialmente aquellas zonas más despobladas y municipios más pequeños. Así, las empresas asociadas, que son líderes regionales, llegan a un 82% de la población nacional.

Asimismo, en su compromiso por cuidar del ámbito rural y por ayudar a luchar contra la despoblación, uno de cada cuatro de sus establecimientos está ubicados en municipios de menos de 10.000 habitantes.

La apuesta de la compañía por el modelo de proximidad, además, permite que el 80% de sus clientes pueda ir andando a pie sus tiendas, un modelo cada vez más necesario en este tipo de municipios que sufren un intensivo envejecimiento de la población.

En esta línea, el grupo favorece el desarrollo de las economías locales no solo ayudando a fijar población en núcleos rurales en riesgo de despoblación gracias a su apuesta por ofrecer servicios necesarios y superficies de calidad, sino que también contribuye a estas economías a través de la generación de empleo.

De esta forma, solo en España, a través de establecimientos propios y franquiciados, la compañía emplea a más de 87.740 personas.